Adiós a los michelines de la espalda

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

 michelines espalda
Con el buen tiempo, muchas veces se quieren lucir camisetas más ajustadas e, incluso, el propio bikini. Sin embargo, no todas las mujeres se atreven con estas prendas porque se han dado cuenta de que no tienen una espalda firme y tonificada. Más bien, todo lo contrario: aparecen michelines en la zona situada entre los omoplatos y la cintura. Es una parte de la espalda que hay que trabajar específicamente para conseguir decir adiós a esos michelines. Con un ejercicio diario que se puede hacer en casa, se podrán lucir las camisetas más ajustadas que encuentres en la tienda.

El ejercicio

Lo primero, como siempre que se va a hacer algún tipo de ejercicio, hay que ponerse ropa cómoda. Además, en esta ocasión, necesitamos unas gomas de fitness. En su defecto, se puede coger alguna otra goma o cuerda que tengamos en casa, pero siempre que sea un poco elástica y tenga algunas asas para facilitar su agarre. No obstante, si no se dispone de ninguna de ellas, se pueden adquirir a precios muy económicos en establecimientos deportivos. No es un producto caro.

Tras este paso, ya estamos listos para comenzar con el ejercicio. Hay que sentarse en el suelo, mejor si se tiene una esterilla para mayor comodidad, con las piernas ligeramente dobladas por las rodillas y con la espalda bien recta. Posteriormente, hay que pasar la goma rodeando y dando una vuelta completa por los dos pies, más o menos, por la mitad de las plantas. Los pies deben permanecer sin tocar en el suelo, de manera que el punto de apoyo sean los talones.

michelines espalda
En esta posición, hay que coger los dos extremos de la cuerda para empezar a hacer el movimiento que consiste en tirar de los dos lados a la vez hacia atrás con los brazos pegados al cuerpo para, luego, volver otra vez a la posición inicial. Es un movimiento similar al que se realiza si en esa postura estuvieras serrando. Las piernas tienen que permanecer inmóviles durante el ejercicio para ofrecer resistencia y que haya que hacer un mayor esfuerzo. Con repetirlo 15 veces durante tres series, una vez al día, es más que suficiente para empezar a notar los resultados. Hay que ser muy paciente porque esta zona habitualmente cuesta trabajarla, pero los resultados son evidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *