Cómo mantener el bronceado después del verano


Nos hemos pasado todo el verano en la playa, estamos morenas más no poder. Estamos deseando presumir a la vuelta de vacaciones de ese bronceado que a todos nos gusta lucir. Sin embargo, con el paso de los días en la sombra, ese color dorado de la piel pierde intensidad. Son muchas las mujeres que se preguntan cómo conseguir mantener ese moreno de la piel una vez que volvemos al trabajo. Pues bien, os damos cinco trucos claves que habría que intentar seguir al pie de la letra para conseguir prolongar nuestro bronceado el máximo tiempo posible.

Exfoliación de la piel: Es una de las cosas más importantes, eliminar las células muertas que durante el verano se han acumulado en la piel. Eso permitirá renovarla y buscar un bronceado más uniforme. Al mismo tiempo, eliminaremos las posibles manchas en el cutis y el tono uniforme parecerá mucho más bonito.

Hidratación diaria: Es fundamental hidratar bien la piel a diario, especialmente cuando ha estado sometida durante semanas a los rayos del sol, procurando hacerlo varias veces al día. Lo recomendable es aplicar una crema muy hidratante por la mañana y una reparadora por la noche con el fin de nutrir. Así conseguirás recuperar elasticidad y firmeza, todo ello sin perder color.

Beber agua mucha agua: Las células de nuestro cuerpo están formadas principalmente de agua, si no bebemos se resecan con más facilidad y pierden ese tono moreno más rápidamente. Lo ideal es beber unos dos litros de agua distribuidos durante todo el día con el fin de hidratar la piel no sólo desde el exterior, sino también por dentro.

Cuidar la alimentación: Este punto es siempre importante para una piel sana. Pero debes saber que ciertos alimentos además estimulan la pigmentación de la piel. Como por ejemplo, frutas como las moras, la sandía o el melón, así como verduras y hortalizas como el tomate o las zanahorias, ya que betacaroteno. Si comes esto prolongarás el bronceado.

Aplicar autobronceadores: Es la última opción para mantener o intensificar el bronceado. Se conocen como autobronceadores y se recomiendan para aportar calor a la piel sin dañarla con los rayos UVA. Al mismo tiempo, estas cremas hidratan la piel, evitan su sequedad y prolongan ese color que tan bien nos sienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *