Consejos para beber y no engordar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

beber sin engordar
En los días de vacaciones o bien aprovechando esas tardes libres hasta que se comience el horario de invierno es habitual que se tome alguna copa y se siga saliendo más. Este hábito no tiene por qué suponer unos kilos de más en la báscula si se adoptan una serie de trucos y se sabe elegir bien la bebida.

Los consejos

Uno de los mejores trucos es llevar siempre consigo agua en una botella, de manera que se evitará que durante la jornada de playa bebas más bebidas azucaradas o cervezas que se traduzcan en esos gramos de más.

Y es que, precisamente, hay que tener mucho cuidado con las bebidas azucaradas porque son muy calóricas, además de que, en general, producen una mayor sensación de sed lo que propicia que se tomen más refrescos. Una situación que también se produce con los granizados y con las horchatas.

La cerveza es otra de las bebidas con las que se debe ser cauto. No se trata de renunciar a ella, sino que, como siempre, hay que reducir su consumo. Lo conveniente es no tomar más de una al día. Además, siempre es mejor tomarla con gaseosa para reducir las calorías. Por el contrario, cuidado con mezclarla con los refrescos como los de limón porque se añaden más calorías.

beber sin engordar
Los zumos también es otra de las bebidas que pueden tomarse, pero con moderación. En los zumos que sean naturales, es conveniente pedir en el establecimiento que no se añada azúcar, de manera que se reducen las calorías y tan solo se ingiere la fructosa de la fruta que hayas elegido.

Y, siempre que puedas, como por ejemplo para bajar a la playa, puedes llevar tus propias bebidas hechas en casa. Una de las más sencillas y refrescantes es la limonada, que se hace con agua mineral, con o sin gas, y con zumo natural de limón. Para que esté más dulce, se puede añadir algún edulcorante.

Si se quiere tomar una copa con alcohol, también hay soluciones caseras para reducir las calorías que aportan y simular que se bebe una. Por ejemplo, es muy fácil preparar una bebida con agua con gas, limón y hojas de hierbabuena o menta fresca con mucho hielo. El agua también se puede sustituir por infusiones como el .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *