Cremas naturales para reducir estrías


Una vez que las estrías aparecen, cualquiera que sea su origen, es muy difícil hacerlas desaparecer y se instalan en nuestra piel casi de por vida. Para evitarlo, lo mejor es intentar prevenirlas o tratar la zona en la que se han formado casi inmediatamente después de que aparezcan. Para hacerlo, podemos utilizar cremas preparadas por nosotras mismas, como las que te presentamos a continuación:

Crema de salvia y trigo: En un recipiente mezcla una taza de aceite de salvia y cinco cucharadas de aceite de germen de trigo. Calienta el recipiente al baño María y añade dos cucharadas de lanolina, revolviendo hasta que se derrita bien. Retira la mezcla y bátela durante dos minutos y espera a que se enfríe sin parar de removerla para que no se espese demasiado. Aplícate la crema por la noche, antes de irte a dormir, realizando un suave masaje sobre la zona a tratara.

Crema de vitamina E: Mezcla una cucharada de aceite de oliva y 1000 UI de vitamina E. Aplícatela sobre la zona donde tengas las estrías por la mañana y por la noche, masajeando suavemente. Esta crema está especialmente indicada para eliminar y reducir las estrías de los senos y del estómago y te ayudará también a rejuvenecer la piel.

Crema de zanahorias: Cuece unas zanahorias al vapor hasta que se ablanden y entonces retíralas del fuego y aplástalas con un tenedor hasta que te quede una pasta. Aplícala sobre las estrías, déjala actuar durante media hora y finalmente elimínala con agua fría o templada tirando a fría. No utilices agua caliente, ya que empeora las estrías al dilatar la piel.

Mascarilla de uva: Extrae la pulpa de varias uvas (las suficientes para cubrir el área que quieres tratar) y aplícala sobre las estrías durante veinte o treinta minutos. Aclárate con agua fría.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *