La sal, aliado de tu belleza


Aunque no lo parezca, la sal también puede ser un gran aliado para nuestra belleza, y de hecho es un ingrediente muy utilizado en muchos productos de belleza. A continuación te presentamos los diferentes usos que le puedes dar a la sal además de sazonar la comida:

Exfoliar el cuero cabelludo. Con este remedio lograrás eliminar la caspa. Simplemente espolvorea sal sobre la cabeza y con las manos masajea tu cuero cabelludo. Después lávate la cabeza como de costumbre. Lograrás eliminar la caspa que estaba por caerse y de ese modo no la verás en tus hombros.

Eliminar espinillas: Si tienes una espinilla muy inflamada o si le has quitado el pus y no quieres que se reproduzca, cúbrela con compresas de agua tibia con sal. Lograrás desinflamar y disimular la espinilla, al tiempo que la desinfectas y evitas que aparezca de nuevo.

Aliviar las ojeras: Si tienes bolsas bajo los ojos por no dormir lo suficiente u otras causas, disuelve una cucharadita de sal en una taza de agua caliente (pero que no queme). Sumerge las gasas en el agua y aplícalas sobre las áreas inflamadas. Notarás un alivio inmediato.

Exfoliante corporal: Antes de bañarte pero con la piel ya mojada, echa un puñadito de sal en la mano o en una esponja y masajea tus piernas y brazos. Con ello exfolias la piel y al mismo tiempo estimulas la circulación sanguínea

Sales de baños: Para eliminar toxinas y relajarte, disuelve en el agua del baño una taza de sal de mar. Si quieres un baño aún más relajante, tómate tu tiempo, añade aceite esenciales al agua, enciende unas cuantas velas y pon una música de fondo suave. Conseguirás una relajación total.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *