Masaja facial anti-age


No es ningún secreto que la sabiduría milenaria de Oriente nos ayuda a mantener nuestra belleza. Tenemos a nuestro alcance muchas técnicas para rejuvenecer basadas en la medicina tradicional China y una de ellas es el masaje Qi Gong.

Este tipo de masaje actúa sobre los puntos de acupuntura tanto del cuerpo como del rostro estimulando y mejorando la circulación sanguínea. Con ello se oxigenan las células de la piel, al tiempo que se arrastran toxinas y se eliminan líquidos y grasas retenidos lo que proporciona a nuestra piel un efecto rejuvenecedor casi inmediato. Lo mejor es que no necesitas mucho tiempo y aplicado por la mañana en el rostro puede borrar los signos de cansancio y proporcionarnos un aspecto fresco y saludable.

Antes de comenzar debes realizar una serie de ejercicios de respiración para, de ese modo, relajar el cuerpo, lo que permitirá que el efecto del masaje sea mayor y ayuda a la mente a concentrarse. Inhala profundamente expandiendo el abdomen y exhala lentamente varias veces.

Para comenzar el masaje debes relajar los músculos del rostro. Para ello debes gesticular de modo exagerado, utilizando todos los músculos. Después, utilizando los dedos índice, medio y anular de ambas manos masajea las mejillas, primero hacia arriba y después en dirección a las orejas.

Con los dedos índice y medio masajea con un movimiento circular las sienes. No es necesario que hagas mucha presión para que el masaje sea efectivo.

Con la base de las palmas de las manos masajea la zona de las ojeras y las bolsas, comenzando al lado de la nariz y llegando hasta las sienes. Notarás cómo la circulación se estimula inmediatamente.

Para la parte final debes frotarte las manos hasta calentarlas y después golpear suavemente la piel de todo el rostro utilizando las yemas de los dedos para estimular el drenaje de los tejidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *