Mascarillas de oro para rejuvenecer la piel


El oro, además de ser un signo de riqueza y un metal cada día más preciado, también es un gran aliado de la belleza de nuestra piel ayudando a rejuvenecerla e iluminarla, debido a la capacidad de este metal para transportar las moléculas de oxígeno directamente hasta nuestra piel. La utilización del oro en la belleza no es algo que se haya descubierto recientemente, porque, según cuenta la leyenda, Cleopatra, para mantener su belleza, dormía cada noche con una máscara de oro que la ayudaba a eliminar las arrugas y a mantener su piel joven durante más tiempo.

Es por esto que la utilización del oro en la belleza se ha popularizado mucho en los últimos tiempos, y son muchos los tratamientos para el rostro, el cuerpo o el cabello que contienen partículas de oro que permitan a quienes los utilizan beneficiarse de las propiedades de este material.

Pero sin duda el tratamiento estrella son las mascarillas faciales realizadas con láminas de oro, ya que éste, al entrar en contacto con la piel, estimula la producción de colágeno, aportándole una suavidad extra y rejuveneciéndola, ayudando a eliminar o retrasar la aparición de las arrugas.

La realización del tratamiento es muy sencilla. Se utilizan finas láminas de oro de 24 quilates que son colocadas cuidadosamente sobre el rostro, para evitar que se arruguen, hasta cubrir totalmente el rostro de quien está recibiendo el tratamiento. Después se deja actuar la mascarilla durante un tiempo, para que el oro actúe sobre la piel y se retiran con cuidado las láminas de oro, para terminar realzando un masaje facial que estimule la circulación sanguínea, potenciando aún más los efectos de la mascarilla de oro.

El oro además es un metal que no produce reacciones alérgicas ni tiene efectos secundarios. La única desventaja es que el tratamiento no es asequible a todos los bolsillos, dado el alto precio del oro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *