Morena con autobronceadores


Si antes de la llegada del verano quieres darle color a tu piel y no tienes tiempo u oportunidad de tomar el sol, tienes en los autobronceadores un gran aliado. Entre sus ventajas, que no son nocivos para la piel y que nos proporcionan un tono bronceado rápida y fácilmente. Esto se debe a que las cremas autobronceadoras incorporan una sustancia que genera una reacción entre las células de las capas más externas de la piel, consiguiendo un bronceado que en nada tiene que envidiar al que logramos tomando el sol.

La sustancia activa que se encuentra en estas cremas se denomina dihidroxiacetona (DHA), y dependiendo de su concentración en cada crema, nos proporcionará un nivel de moreno diferente y con mayor o menor rapidez.

Por ello, si quieres lograr un bronceado progresivo y mantener el tono dorado de tu piel durante varios meses, lo mejor es que elijas productos con bajo contenido de DHA. Si por el contrario necesitas un bronceado rápido e intenso, busca autobronceadores con una mayor concentración de esta sustancia.

Los autobronceadores no estimulan la melanina, como hacen los rayos ultravioleta procedentes del sol. Por el contrario, tiñen las células de la piel que están a punto de eliminarse. El cambio de color de nuestra piel se produce cuando la dihidroxiacetona (DHA) se pone en contacto con los aminoácidos de la piel, ya que se oxidan y como resultado de dicha oxidación producen melanoidinas, de efecto similar a la melanina.

Una vez aplicado, la coloración en la piel aparecerá entre tres y seis horas después, llegando a su punto máximo un día después de paplicarnos el autobronceador. Si lo aplicamos dos o tres veces durante doce horas, la piel mantendrá el color durante unos tres días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *