Recupera tu línea tras el verano


Estemos preocupadas o no por nuestra figura, durante el verano nos relajamos más en lo que a la alimentación se refiere, permitiéndonos caprichos que no nos damos durante el resto del año. Aperitivos, helados, comidas copiosas y ricas en grasas pasan a formar parte de nuestro menú lo que, cuando volvemos a casa, se traduce en algunos kilos de más cuando nos subimos a la báscula.

Si esto te ha ocurrido, no te desesperes. En primer lugar, variar la alimentación es bueno para tu metabolismo, y si te pones manos a la obra, perder esos kilitos no te supondrá mucho esfuerzo.
No inicies una dieta drástica, porque a los pocos días seguramente acabarás dándote un atracón.

Haz cinco comidas ligeras a lo largo del día, comenzando por un desayuno abundante y terminando por una cena ligera. No te saltes ninguna comida, porque llegarás con más hambre a la siguiente, y te resultará más complicado controlar las cantidades.

Cocina los alimentos con poca grasa, aunque no prescindas de ella. Si te gustan las ensaladas es el momento de disfrutar de ellas, y puedes aplicar el aceite con un rociador para así consumir menos cantidad.

No elimines los hidratos de carbono, como pan, pasta o arroz, pero es mejor que los consumas integrales, porque tienen más fibra y sacian antes.

Elimina los productos de bollería industrial, que son muy calóricos y no aportan nutrientes al organismo. Además, su alto contenido en azúcar hacen que en poco tiempo vuelvas a tener hambre. Si no puedes pasarte sin dulce, puedes tomar onzas de chocolate negro o prepararte tú misma en casa un postre dulce más ligero que puedes tomar cuando te apetezca un poco de dulce.

No olvides el ejercicio. Nadar, andar o pasear en bicicleta te ayudarán a movilizar las grasas y los líquidos retenidos. Recuerda beber agua durante el ejercicio para eliminar mejor la grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *