Siete errores que dañan la piel

cuidados-piel
Muchas veces al cuidarse la piel del rostro se cometen algunos errores por desconocimiento que, sin embargo, dañan la piel y pueden tener consecuencias negativas importantes con el paso del tiempo. Aquí te contamos los siete más frecuentes para que, si lo necesitas, corrijas algunos hábitos.

Productos

A la hora de elegir productos es habitual cometer algún fallo. El más común es no elegir el más adecuado a las necesidades de la piel. De hecho, no siempre hay que orientarse por la edad de la persona, sino que hay que fijarse bien en el estado del cutis para hacer la elección.

También es frecuente que, cuando se tiene la piel seca, solo se empleen cremas hidratantes. Es un gran error. Lo ideal es emplear un sérum con vitamina C y porteoglicanos y cremas con mayor contenido en grasa como la manteca de karité.

Cuidados

A la hora de proporcionar cuidados a la piel igualmente hay fallos. El más habitual es no limpiar la piel cada noche cuando no se ha maquillado o solo utilizar el desmaquillante tras el que siempre hay que aplicar sobre la dermis el tónico. Una buena opción es el agua micelar.

cuidados-piel
Tampoco es bueno lavarse la cara con agua demasiado caliente porque se deshidrata la piel, siendo lo recomendable que tenga una temperatura tibia. También es conveniente emplear agua termal porque retira los restos de cloro y cal que secan el cutis.

Con las toallas hay que tener cuidado porque no es conveniente que se emplee la misma para el rostro y las manos, sobre todo, si se tiene una piel sensible o se es propensa al acné porque las manos están más expuestas a gérmenes.

Con la exfoliación también hay que ser cautos. Nunca debe hacerse más de una vez a la semana con un cutis normal y de una vez cada 15 días en el caso de las pieles sensibles. Para las pieles grasas, es posible exfoliar la piel hasta dos veces por semana.

Y, finalmente, no hay que emplear jabones con efecto secante porque favorecen la aparición de rojeces cuando se tienen problemas de acné. Es más adecuado el uso de jabones suaves sin detergente, aceite limpiador o crema lavante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *