Tener unos pechos bien cuidados


Los pechos de las mujeres siempre han sido objeto de deseo y de debate apasionado. Hay diversas opiniones sobre cuáles son los mejores; grandes, pequeños, intermedios… pero, lo que está claro es que los más llamativos son los que están perfectamente cuidados. Para cuidar bien de tu busto debes mantenerlo firme, sin signos de flacidez. La gravedad es el principal enemigo de los senos, sobre todo de los grandes. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar a la hora de minimizar los daños causados por la tan temida gravedad y el paso del tiempo:

– Mantén un peso saludable
Nada afecta más al busto que el cambio de peso. Evita las dietas que prometan la pérdida de peso de manera milagrosa, es más probable que lo vuelvas a ganar más rápido de lo esperado. Pero eso no es lo peor de estas dietas; bajar de peso rápidamente hará que tus pechos se caigan.

– Utiliza el sujetador correcto
Ten mucho cuidado al comprar tus sujetadores. Puede quedarle muy bien al maniquí pero, no tienes ningún tipo de garantía de cómo te quedará a ti. Asegúrate de que el sujetador que compres hace un buen trabajo: apoyar, sujeta y protege tu busto. Las mujeres con pechos más grandes necesitan un sujetador con fuertes correas que puedan aguantar un poco de peso extra. Las mujeres que usan tamaños más pequeñas tienden a comprar sujetadores con relleno, para que estos, se vean más grandes. Estos últimos no permiten a la piel traspirar de manera correcta, así que utilízalos en ocasiones especiales.

– Cuida tu postura
De pie con la espalda recta, haces que tus senos sean mucho más visibles y estén mejor “apoyados”. Para mantener los músculos en forma, también puedes hacer ejercicios específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *