Tratamientos estéticos para eliminar la grasa difícil


A la mayoría de nosotras, toda la grasa que se acumula en nuestro cuerpo nos resulta difícil de eliminar, ya que exige que sigamos un plan alimenticio y de ejercicio físico para poder deshacernos de ella.

Los expertos, sin embargo, califican la grasa difícil como aquella que nuestro organismo protege para tener reservas en caso de necesidad, y se resiste a eliminarlas, como la que se acumula en las caderas, los glúteos o las rodillas, grasa que, incluso haciendo dieta y ejercicio físico, resulta muy difícil hacer desaparecer. Lograrlo no es imposible, gracias a una serie de tratamientos médico-estéticos dirigidos expresamente a eliminar este tipo de grasa.

Endermología

Es un tratamiento no quirúrgico que masajea intensamente el tejido adiposo del cuerpo a base de un sistema de rodillos y aspiración de la piel. Es totalmente indoloro y suele ser complementario de la liposucción. La técnica resulta muy efectiva, logrando cambios visibles en la silueta desde las primeras sesiones. Además, reduce la retención de líquidos, mejora el sistema y destruye la grasa de los niveles más profundos, al tiempo que mejora el aspecto de la piel.

Mesoterapia

Esta técnica consiste en inyectar en las zonas donde se acumula la grasa sustancias homeopáticas que ayudan a la destrucción de estos depósitos adiposos. No presenta ningún riesgo y es totalmente indoloro, aún más ahora, cuando las agujas hipodérmicas que se utilizaban anteriormente han sido sustituidas por luz pulsada o por electroforesis.

Ultrasonido de alta potencia

Se aplican ondas ultrasónicas de 3Mhz a nivel de tejido conjuntivo y adiposo, y no se afecta al resto de tejidos. Las vibraciones ultrasónicas resultantes de estas ondas son las que producen los cambios físicos y químicos que ayudan a la destrucción de la grasa.

Hidrolipoclasia ultrasónica

Es un tratamiento que combina la aplicación de ondas ultrasónicas con la infiltración de suero a base de agua destilada y otros componentes lipolíticos. La combinación de ambos métodos permite reducir la grasa resistente localizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *