Lifting para redefinir los muslos


Con el paso del tiempo, la flacidez de la piel se va haciendo patente en todas las zonas de nuestro cuerpo. A ello puede contribuir también la falta de ejercicio o el hecho de haber perdido mucho peso, especialmente si ha sido en poco tiempo. En estos casos una de las zonas más afectadas son la cara interior de los muslos, donde se acumula grasa y la piel se descuelga, haciendo que nuestras piernas presenten un aspecto poco atractivo. En estos casos, tenemos en la cirugía una gran ayuda, pues nos va a permitir solucionar el problema con el denominado lifting de muslos, que nos va a permitir elevar el tejido que se ha descolgado tanto de los muslos como de las nalgas.

Se trata de un procedimiento muy seguro, pero no deja de ser una intervención quirúrgica, por lo que deberemos elegir un centro de confianza para realizarlo.

Este procedimiento suele realizarse con anestesia general, aunque también puede hacerse sólo con epidural. Lo habitual es que, cuando nos sometamos al él, debamos permanecer en la clínica o el hospital durante un día o dos para permitir que la recuperación fuera de la misma sea más rápida.

Para la cirugía normalmente se realiza una incisión en la cara interna del muslo, cerca de la ingle para que después la cicatriz quede disimulada por el pliegue inguinal o, si es necesario porque la cirugía se centra en la parte trasera de las piernas y en los glúteos, la incisión se realizará en el pliegue glúteo, lo que también permitirá que la incisión sea lo menos visible posible.

Una vez realizada la incisión, se realiza una liposucción para eliminar la grasa sobrante y después se retensa la piel, eliminando la sobrante. Existen varias técnicas y, dependiendo del resultado que busquemos, el cirujano nos aplicará unas u otras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *