Alimentos a evitar para tener un vientre plano

vientre plano
Llega el verano y se lucen camisetas más ajustadas o los crop tops que dejan el ombligo al aire. También hay que ponerse el bañador. Muchas mujeres tienen el problema de que su vientre no está plano por más que han intentando hacer ejercicio y unas buenas series de abdominales. Si este es tu caso, el problema puede que no esté en tu actividad física, sino en los alimentos que ingieres. Sí, has leído bien porque hay algunos, que incluso se recomiendan en muchas dietas por tener cero calorías, que ayudan a que aumente el volumen del vientre porque producen hinchazón.

Los alimentos

Y uno de ellos y, quizá de los menos conocidos que tienen este efecto, son las lechugas. Realmente, se recomiendan en todas las dietas de adelgazamiento porque no tienen calorías, aportan fibra y tienen un alto contenido de agua. Y es ahí, precisamente, donde radica el problema, sobre todo, si se es propensa a la retención de líquidos porque, de este modo, con su ingesta, puede que se adelgace pero no se pierde volumen, llegando incluso a ganarlo en zonas como las del abdomen.

 vientre plano
Sin embargo, no es estrictamente necesario eliminarlo de la dieta, porque además también ayuda a saciar el apetito. ¿Cuál es la clave entonces? Está en no abusar de su cantidad, de manera que la ensalada contenga lechuga pero no sea el único ingrediente ni rebose en el plato. Más o menos la pauta sería ingerir una cantidad similar a la que utilizarías para acompañar un filete o un trozo de pescado en un mismo plato. De este modo, se pueden disfrutar de sus ventajas sin tener que sufrir las consecuencias.

Además de la lechuga, otros alimentos con los que hay que tener cuidado si se quiere lucir un vientre plano son las leguminosas. Es decir, ojo con el consumo de garbanzos, judías blancas o pintas entre otras variedades, lentejas y guisantes. A pesar de su efecto saciante y su fibra, entre otros beneficios para el organismo, contribuyen a hinchar la tripa. Una vez más la clave es controlar la cantidad que se come y, por ejemplo, prepararlos en ensalada con otros alimentos, de manera que no se consuma una cantidad de estos productos superior a los 35 gramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *