Aprender a caminar con estilo

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0


Caminar es algo más que desplazarnos avanzando un pie detrás de otro. La forma en que caminamos refleja nuestro estado de ánimo, nuestro grado de autoestima e incluso nuestro carácter. Además, si no sabemos caminar de modo elegante, desluciremos cualquier ropa que vistamos, por muy bonita que sea. No es necesario que camines como las modelos de las pasarelas, pero sí aprender a hacerlo de modo elegante, siguiendo estos consejos:

La cabeza debe estar recta, pero sin tensión ni rigidez en el cuello, de forma que la puedas girar con soltura, con la mirada al frente y los hombros relajados.

La espalda debe estar recta, pero sin tensión. Para conseguirlo debes contraer bien los músculos del estómago, lo que alineará la espalda y te ayudará a caminar con más gracia.

Los pasos deben ser uniformes, ni demasiado cortos ni demasiado largos. Las pisadas son suaves, por lo que debes apoyar el talón con suavidad. Los pies deben estar paralelos, sin apuntar hacia dentro ni hacia fuera. Puedes practicar en casa, siguiendo las líneas de las baldosas, aunque no es necesario que andes con un pie detrás de otro, eso queda para las modelos.

Camina a ritmo uniforme, sin correr, sintiéndote ligera. Deja los brazos colgar suavemente a los lados, sin bracear estilo militar, acompañando los pasos con un movimiento suave de balanceo, sin dejar que caigan los hombros.

Aunque al principio parece imposible o muy difícil seguir todas estas pautas, con un poco de práctica, tiempo y algo de esfuerzo comprobarás que te resultará muy sencillo. Caminar bien no sólo te hará sentirte más elegante, sino que también contribuirá a hacerte sentir más seguirá y a aumentar tu autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *