Todas las claves para unas piernas más ligeras

piernas-ligeras
Aunque en septiembre es habitual que bajen las temperaturas, lo cierto es que todavía hay días de calor que afectan a las piernas al propiciar que se noten más cansadas y pesadas. Para aliviar esta sensación es importante seguir una serie de consejos, que también valen para todo el año.

Los consejos

En el día a día se pueden adoptar una serie de gestos que ayudan a que las piernas estén más ligeras. La primera de ellas consiste en caminar, que es un excelente ejercicio para esta parte del cuerpo porque se mueve su musculatura de manera similar a como si se estuviera dando un masaje en esta zona. Un movimiento que, además, mejora la circulación sanguínea, al igual que caminar hacia adelante y hacia atrás de puntillas durante unos minutos y andar descalza en casa.

También es muy efectivo tomarse un momento de relax, sobre todo al final del día, para tumbarse con la espalda bien apoyada en el suelo y elevar las piernas para que queden en posición vertical para lo que se puede utilizar la pared como medio de sujeción. Con esta postura, igualmente se favorece el flujo sanguíneo.

piernas-ligeras
A la hora de dormir, es bueno tener las piernas ligeramente elevadas con la ayuda de un cojín en los pies. Aparte, se pueden dar masajes en esta parte con cremas que hagan sentir esa sensación de frescor al mismo tiempo que se activa la circulación.

En los cuidados no pueden faltar las cataplasmas de arcilla fría, que son muy efectivas para conseguir ese alivio rápido cuando no se puede más, y los baños con vid roja, que tiene propiedades muy útiles para reducir la hinchazón.

Aunque el sol debe tomarse con precaución, exponer las piernas al sol -con la debida protección- durante las primeras horas de la mañana también es un buen remedio para fijar la vitamina D, que ayuda en la estimulación de la circulación de la sangre.

La ropa y el calzado son muy importantes, siendo preciso hacer una buena elección para que las prendas de vestir queden holgadas y no llevar zapatos con un tacón de más de cuatro centímetros. Además, es recomendable utilizar plantillas de gel para que se produzca un menor impacto y se favorezca el retorno de la sangre.

Y, finalmente, en la rutina diaria hay que incorporar dos máximas más: beber agua para evitar retener los líquidos y reducir la ingesta de alcohol porque dificulta la buena circulación de la sangre y, en consecuencia, aparece la hinchazón. Por ejemplo, para unas piernas más ligeras se pueden tomar también infusiones como la de hammamelis, vid roja, castaño de indias, rusco o ginkgo, entre otras. Es otra forma de beber agua, que ayudará a sentirse mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *