Calmar la piel después de la depilación


Ahora que comenzamos a utilizar ropa más ligera y que deja más al descubierto nuestras piernas, nos depilaremos con más regularidad que en invierno. Por ello, para mantener la piel en buen estado a pesar de la agresión que supone para la misma la depilación, lo mejor es aplicar una serie de cremas calmantes para la piel después de depilarte. Aquí te proponemos algunas ideas para que cuides tu piel y la mantengas tersa y suave después de la depilación, sobre todo si utilizas maquinilla:

Crema de cacao: Necesitarás 50 g de manteca de cacao, 3 cucharadas de leche de almendras, 25 g de vaselina y unas gotas de alcohol etílico. Calienta la manteca de cacao al baño María hasta que se derrita y después añade el resto de los ingredientes.

Remuévelo bien hasta lograr una mezcla homogénea y cuando esté templada se aplica sobre la piel, dejándola actuar durante quince minutos. Al cabo de este tiempo nos aclaramos con agua templada-fría y finalmente espolvoreamos un poco de talco por la zona que nos hayamos depilado.

Crema de miel: Para prepararla vas a necesitar tres cucharadas de crema hidratante natural, tres cucharadas de miel y una cucharada de aceite de almendras. Pon todos los ingredientes en un recipiente a calentar en el baño maría y remueve el contenido hasta que logres una consistencia cremosa. En ese momento apaga el fuego y deja enfriar la preparación. Cuando esté tibia aplícatela sobre la zona depilada, déjala actuar durante 20 minutos y finalmente aclara la zona con agua tibia.

Finalmente, si te suelen aparecer granitos después de la depilación, sobre todo en la cara interna de los muslos, lo mejor e que apliques un poco de bicarbonato en la zona depilada, ya que este producto logra que el poro se cierre, evitando así la infección y la aparición de granitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *