Carboxiterapia para acabar con la celulitis

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

tratamientos celulitis
Aunque seguramente habrás disfrutado de las vacaciones y quedan pocos días de sol y de calor antes de que entre el otoño, no hay que bajar la guardia con los cuidados del cuerpo y, sobre todo, de la celulitis, que vuelve a aparecer a la más mínima ocasión. Dentro de los tratamientos que están dando buenos resultados y bastante prolongados, se encuentra la carboxiterapia. ¿Quieres saber en qué consiste? Aquí te lo contamos.

¿Qué es?

La carboxiterapia es una técnica que se emplea para eliminar las grasas localizadas que no desaparecen del cuerpo aunque se hagan dietas, se adelgace y se realice actividad física como suele suceder con la celulitis.

En concreto, la técnica se basa en utilizar dióxido de carbono, que se introduce en el cuerpo a través de unas inyecciones pequeñas y con una aguja bastante fina en la zona a tratar con el fin de romper la estructura de la grasa para que desaparezca.

tratamientos celulitis
Es un tratamiento que tiene que hacerse en centros médicos especializados y por profesionales, siendo preciso llevar a cabo varias sesiones, de entre unos 30 o 60 minutos de duración, en función de la zona que se vaya a tratar y del estado de la celulitis. Normalmente, la técnica es efectiva por sí misma, pero puede que sea necesario complementarla con algún otro tratamiento según cada persona.

Ventajas

Entre sus ventajas figura el hecho de que elimina la celulitis con bastantes buenos resultados, además de mejorar la microcirculación en la zona, contribuyendo a que la grasa desaparezca, el volumen de esa zona sea menor y se alivien síntomas como la pesadez de piernas que suele ir asociada a los depósitos de grasas.

Otra ventaja a tener en cuenta es que habitualmente no tiene efectos secundarios. En algunos casos, sí se aprecia alguna irritación en la zona que desaparece rápidamente o algún hematoma que se va en pocos días. No es una técnica que se defina por ser dolorosa, si bien la resistencia al dolor y a los pinchazos es diferente en cada persona.

No obstante, a pesar de sus ventajas, siempre antes de hacerla hay que consultar con los profesionales médicos. Un dato importante: no está indicada para las personas fumadoras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *