Carnes rojas: cómo consumirlas de forma saludable

carnes rojas
Últimamente el consumo de carnes rojas, sobre todo las procesadas, ha estado en el punto de mira por incorporar componentes que se considera que pueden ser perjudiciales para la salud. Además, su ingesta muchas veces también se pone en entredicho cuando se hacen dietas de adelgazamiento o de desintoxicación. Sin embargo, no hay por qué eliminar estos alimentos, aunque sí es mejor seguir unas recomendaciones en su consumo y cuidarse adecuadamente para que se note también en el aspecto exterior.

Consejos

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la carne roja no puede consumirse más de dos veces por semana. Además, siempre es recomendable tomar pequeñas cantidades, no debiendo superar una cantidad que equivaldría a la de la palma de la mano. También es importante tener en cuenta su origen, apostando por las que sean biológicas.

Aparte de estas pautas generales, a la hora de ingerirla y de prepararla se deben seguir otra serie de consejos. Uno de los más importantes está relacionado con su preparación. Es fundamental que no se queme, debe tan solo estar dorada, y cocinarse a una temperatura moderada. Y es que las zonas quemadas son realmente perjudiciales para la salud.

carnes rojas 2
También hay que ser muy cautos con los alimentos con los que se acompaña. La mejor opción es ingerirla con vegetales crudos o, en su defecto, cocinados al vapor para que puedan conservar todas sus propiedades. Bajo ningún caso deben acompañarse de patatas fritas, que es una combinación que está considerada como nada favorable y que ayuda a potenciar los efectos nocivos de las carnes rojas.

Si se precisa condimentarla, la mejor opción es utilizar un poco de jengibre porque ayuda a que el estómago se vacíe más rápidamente, lo que propicia que los elementos más perjudiciales o que pueden considerarse como tóxicos de la carne estén menos tiempo en el organismo.

Y otro buen hábito es tomar una infusión de té verde por sus propiedades depurativas y su contenido en antioxidantes, que ayuda a hacer frente a esos efectos nocivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *