Cinco tentempiés refrescantes para disfrutar y no engordar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

tentempies refrescantes
Ya se sabe que los días de verano son calurosos y que se alcanzan temperaturas con las que es necesario tomar algo fresco para paliar esa sensación de calor sofocante. Y máxime cuando se está de vacaciones porque también apetece disfrutar. Y, ¿por qué no darse algún pequeño capricho sin poner en riesgo la dieta? Es posible. Aquí te damos cinco opciones que puedes tener en cuenta y que puedes tomar en cualquier lugar.

Tentempiés

El primero de ellos es una rodaja de sandía bien fría. El efecto frescor es prácticamente inmediato. Además, un pequeño truco para saborearla como si te estuvieras tomando un helado, es cortarla en triángulos, para degustar al máximo cada trocito.

Otra alternativa es otra de las frutas más veraniegas: el melón. En este caso, es lo mismo que la sandía. Tomado bien frío, ayuda mucho a refrescar y no hay que preocuparse de las calorías por consumir una raja. Se puede asimismo emplear el truco de cortarlo a triángulos o trozos pequeños para que parezca que tomas un helado.

tentempies refrescantes
Y por supuesto no pueden faltar bebidas bien frías. La mejor opción es el té helado. Puedes optar por tomar cualquier tipo de té, pero evidentemente si estás tratando de adelgazar o de mantener la línea, las mejores opciones son el té verde o el rojo.

En este caso, hay que evitar los que ya están preparados porque tienen más azúcar. Si lo tomas en un bar, cafetería… tienes que pedir el té, que te servirán en la tetera con la taza en caliente, y pedir un vaso con mucho hielo. Deja que repose y que se enfríe y viértelo sobre el hilo. Además, si te sirven hielo picado, puede parecer que estás tomando un granizado. Esta misma opción es también válida para el café. Pero, como en el caso del té, hay que olvidarse de añadir azúcar. La ventaja es que con el hielo, el café o el té está menos fuerte porque se mezcla con el agua que se va derritiendo.

La gelatina bien fría igualmente es una buena opción. Tan apenas tiene calorías y la puedes preparar de muchos sabores. Su consumo ayuda a refrescarse sin tener que preocuparse por los kilos.

Y si quieres una pequeña licencia, puedes tomarte un helado. Eso sí. Tiene que ser el típico polo de limón de hielo de toda la vida. El resto de helados están descartados. Y no te tienes que olvidar de que este “capricho” no puede ser para todos los días y que no hay que tomar más de uno al día porque tiene azúcar y, en consecuencia, engorda. Pero si no puedes resistirte a los helados, es la mejor opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *