Cómo combatir la celulitis edematosa

celulitis edematosa
Las grasas acumuladas sigue siendo uno de los problemas que más preocupa a las mujeres y, sobre todo, la celulitis edematosa, que está considerada como una de las más graves. Y es que, aunque es habitual que aparezca cuando se es joven con los cambios hormonales, también está presente en la edad adulta por malos problemas de circulación y retención de líquidos. Atajarla, como cualquier tipo de celulitis es complicado, pero hay soluciones.

Tratamientos

La celulitis edematosa puede atacarse con diferentes tratamientos. Uno de los más efectivos y rápidos es pasar por el quirófano. Técnicas como la liposucción, liposucción virtual o lipoescultura son de utilidad para quitar la grasa de una vez por todas, aunque luego estas personas tienen que seguir cuidándose mucho porque es muy fácil que pueda volver a aparecer.

Para las personas que no quieran someterse a una intervención quirúrgica hay otras opciones como utilizar los ultrasonidos con los que se consigue eliminar los nódulos de grasa.

También la mesoterapia se perfila cómo un método eficaz para poder atajarla a través de las infiltraciones subcutáneas que se realizan con diferentes productos activos, siendo el médico el que determine los que resultan más eficaces para cada paciente.

celulitis edematosa
Además, hay otros tratamientos con los que el proceso de eliminar la celulitis es más lento, pero también fiable, siendo asimismo idóneos para hacer el mantenimiento cuando se han empleado otras técnicas como una liposucción, los ultrasonidos o la mesoterapia.

Entre ellos figuran la hidroterapia que permite masajear la zona para que mejore la circulación sanguínea, pudiéndose incluir duchas a presión que igualmente actúan sobre el flujo sanguíneo.

Dentro de este grupo se encuentra a su vez la presoterapia, que sobre todo es idónea para atajar la retención de líquidos y, en consecuencia, mejorar la circulación sanguínea. Un efecto que también es posible conseguir con tratamientos como los masajes o el drenaje linfático.

Finalmente, hay cremas celulíticas específicas para la celulitis edematosa, pero que requieren mucha constancia en su aplicación y, aunque se consiguen resultados, cuesta verlos en el tiempo. Pero siempre pueden utilizarse como complemento a otros tratamientos porque todo lo que se haga para combatirla es mejor que no hacer nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *