¿Cómo perder cintura? Consejos para conseguirlo y no morir en el intento

reducir cintura
La cintura es una de las zonas que más preocupan a las mujeres porque es habitual que ahí se acumulen grasas, se note más hinchazón… lo que no siempre se va con dietas o con ejercicio. Y es que para reducir la cintura hay dos claves básicas que deben ir a la mano y ponerse en práctica a la vez: actividad física y alimentación adecuada. Sí, evidentemente, hasta aquí parece que no hay nada nuevo. Sin embargo, hay veces que estas dos acciones no se hacen bien o de la forma más conveniente para potenciar su efectividad.

Alimentación

Para conseguir reducir la cintura hay que prestar mucha atención a lo que se come, teniendo en cuenta varios frentes. Uno de ellos son las calorías que se ingieren, de manera que no sean elevadas y nunca estén por encima de lo que el cuerpo gasta, aunque tampoco es bueno que se sitúen por debajo de las 1.200 kcal por día.

Otra de las claves es el número de comidas, siendo recomendable hacer cinco como mínimo y respetando siempre las horas en las que se come. Las cantidades deben ser pequeñas y es aconsejable primar el consumo de proteínas a través de carnes magras, huevos, pescado, legumbres… combinadas con verduras.

reducir cintura
Los carbohidratos como el arroz y la pasta tienen que ser siempre integrales, mientras que el pan, mejor también integral, debe consumirse solo en el desayuno. Y, por supuesto, nada de cocinar fritos, rebozados… Es decir, todo eso que ya sabes que engorda.

En el caso de mujeres con retención de líquidos, además, deben tomar algún diurético como cola de caballo o bien algún zumo natural que haga esa función y que esté, por ejemplo, realizado con pomelo, manzana o piña. Y, sobre todo, hay que combatir el estreñimiento.

Ejercicio

En este caso, es preciso combinar la actividad cardiovascular con la tonificación. Y, a diferencia de lo que se tiende a pensar, lo más adecuado es comenzar a tonificar, poniendo principalmente el foco de atención en la cintura y el abdomen. La sesión debe durar, como mínimo, 30 minutos durante los que se tienen que hacer series de 10 repeticiones, dejando un tiempo de recuperación entre ellas de menos de un minuto.

En el ejercicio cardiovascular, la clave está en trabajar según la frecuencia cardiaca para mejorar el resultado, lo que se posibilita con diferentes gadgets como relojes o pulseras inteligentes, entre otros. Y es que, en caso, contrario lo que se hace no sirve por quemar la grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *