Conseguir unos codos suaves


Una de las zonas de nuestro cuerpo cuya piel se reseca con más facilidad son los codos, ya que no siempre nos acordamos de aplicar crema hidratante sobre ellos, incluso cuando utilizamos el body milk. Además, esta piel de esta zona presenta un mayor desgaste, ya que habitualmente nos apoyamos en ellos para realizar muchas tareas. Para intentar evitar esto solemos aplicar crema hidratante, pero esta solución no suele ser efectiva, ya que antes de hidratar de nuevo la zona, deberemos realizar una exfoliación suave para eliminar las células muertas.

Para la exfoliación, puedes hacerla mientras te duchas, utilizando un guante de crin. Pero también puedes optar por preparar un exfoliante natural a base de azúcar y aceite de oliva, junto con unas gotas de esencia de vainilla que te servirá para hidratar, exfoliar y aromatizar la piel.

Si la piel de los codos, además de una superficie rugosa, presenta también manchas, puedes aplicar un exfoliante a base de miel, limón y azúcar, que además de exfoliar, aclarará tu piel.

Una vez exfoliada la piel, el siguiente paso es hidratar.

Para ello lo mejor es utilizar una crema hidratante que contenga vitamina E y aloe vera, que además de devolver la humedad a tu piel ayudarán a su regeneración gracias a las propiedades de ambas sustancias.

Si lo prefieres, también puedes utilizar aceite de oliva o de lavanda. Sin embargo, recuerda que la piel está recién exfoliada, con lo que será más sensible, por lo que debes evitar lo más posible todos aquellos productos que puedan ser demasiado agresivos para la piel.

Si quieres que queden bien hidratados, lo mejor es, tras aplicar el aceite, cubrir la zona con un film transparente y dejar que el hidratante actúe durante media hora. Pasado este tiempo sólo tienes que

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *