Cuatro dietas que no debes hacer

dietas-peligrosas
Tras los excesos navideños, es habitual comenzar una dieta para bajar el peso que se ha ganado, además de marcarse el objetivo de iniciar la operación bikini. Muchas personas no acuden a especialistas para adelgazar y siguen dietas y pautas de alimentación que prometen bajar muchos kilos sin esfuerzo y en poco tiempo. Realmente, son dietas que pueden poner en peligro la salud. De hecho, hay varias de ellas que, pese a ser muy populares, están consideradas como poco saludables por endocrinos, nutricionistas e, incluso, por las autoridades sanitarias.

Las dietas

Una de las dietas que es más polémica es la Dukan. Este método, que lleva muchos años en el punto de mira, se basa en una dieta basada en tomar proteínas y en eliminar las verduras o legumbres. Una alimentación que hace que el riñón tenga que trabajar en exceso, pudiendo desencadenar problemas renales importantes. Además, está relacionada con otras afecciones como el estreñimiento.

dietas-peligrosas
La dieta de la zona, que es muy conocida por las celebrities, tampoco está exenta de determinados riesgos para la salud. Bajo este nombre, se siguen unas pautas de alimentación que consisten en comer cinco veces al día, teniendo que comer una determinada proporción de grupos de alimentos en el plato que se deben distribuir siguiendo la relación 40-30-30 de carbohidratos, proteínas y grasas. Esta tiene la ventaja de que no es restrictiva, pero es habitual que se combine con otras dietas, por lo que se deja de tener un equilibrio en la comida.

En el punto de mira también está la dieta alcalina, que se centra en la ingesta de cereales, legumbres integrales y verduras que se toman prácticamente crudas con el fin de mantener el pH del organismo. La persona que la sigue no come carne o lácteos por lo que hay carencias en aminoácidos esenciales, que son fundamentales para la salud.

Y, finalmente, está la dieta macrobiótica, que siguen igualmente muchas famosas y que se puso de moda hace ya algunos años. En este caso, se prohíbe comer lácteos y carnes principalmente, ahondando en un mayor consumo de cereales. Todo ello se combina con la filosofía ZEN. Sin embargo, aunque se trata de buscar el equilibrio, es una dieta restrictiva porque elimina alimentos que el organismo precisa para su correcto funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *