Lentillas de colores


¿Estás pensando en un cambio de imagen y no te decides por nada? Tal vez un corte de pelo, o un cambio en el color de tu sombra de ojos… hoy te proponemos que pruebes con unas lentillas de colores.

Las lentillas de colores o de fantasía pueden ser utilizadas por todo el mundo, es decir, estas lentillas pueden estar o no graduadas por lo que si no tiene ningún problema de visión puedes ponértelas para realizar tu cambio de imagen.

Comenzaremos contándote que existen diferentes tipos de lentillas y que tienes que encontrar las que mejor se adapten a tu ojo.

– Lentillas de mejora. Se denominan así, porque efectivamente estas lentillas no te dan color al ojo pero si permiten que se vuelva más brillante. Esto se produce al crear un efecto de mayor contorno en el iris.

– Lentillas opacas. Son las conocidas por todos como las lentillas de colores. Debes elegir un color que vaya en consonancia con tu piel y tu rostro. Lo mejor es buscar colores discretos pero que permitan que la gente nos conoce se dé cuenta del cambio.

– Lentillas de fantasía. Son muy recomendables para fiestas u ocasiones especiales en las que quieras que todos se fijen en ti. Permiten que nuestros ojos se transformen en ojos de gatos, de serpientes, que tengan pequeños dibujitos, etc.


Te recomendamos que para poder elegir mejor tus lentillas, saber cómo ponértelas, higiene, entre otros muchos consejos, lo mejor es que acudas a sitios especializados con expertos en el tema y compres lentillas de calidad para que posteriormente no tengas ningún tipo de problema en tus ojos.

Cómo aplicar el corrector de ojeras


Las ojeras son alteraciones del color de la piel, situadas por debajo de los ojos y que aparecen por diferentes motivos (por ejemplo causas hereditarias). Se caracterizan por ser de un color más oscuro que el tono de nuestra piel (azulado o amarronado) y son un problema estético para mucha gente, ya que hacen que nuestra mirada parezca cansada e incluso triste.

Para intentar disimular este problema podemos utilizar los ya conocidos correctores de ojeras. Te explicamos en pocos pasos la mejor manera de utilizarlos:

– Primero nos maquillaremos el rostro (base). Difuminaremos bien por todas las zonas para que no parezca que llevamos una careta.

– Lo siguiente que haremos será aplicar por la zona de las ojeras crema hidratante. Esto es para que cuando apliquemos nuestro corrector este quede mejor fijado y no se note diferencia con el maquillaje al quedar más seco con la crema hidratante.
Recuerda que la mejor forma de aplicarnos cualquier producto por la zona de los ojos es dándonos pequeños golpecitos con la yema de los dedos. Es una zona delicada y si nos la presionamos podríamos hacer que aparecieran antes las arrugas.

– Llega el momento de aplicar el corrector. Al comprarlo tendremos en cuenta que sea uno o dos tonos más claro que nuestro maquillaje. Lo aplicaremos en nuestras ojeras como hemos hecho con la crema hidratante (pequeños golpecitos).

– Cogeremos la cantidad suficiente para que quede perfectamente difuminado. El exceso de corrector puede crear el efecto contrario y hacer que nuestras ojeras se hagan más visibles.

Smoky eyes (ojos ahumados)


Es una de las grandes apuestas de la temporada y diseñadores como Ungaro o Salvatore Ferragamo no han dudado en oscurecer todas las miradas.

Atrévete con el maquillaje “ojos ahumados” y adáptalo al tono de tus ojos y cabello, además no hace falta ser una experta maquilladora. ¿Comenzamos?

Tu set:

Sombras 2 o 3 colores. Una es el color del ahumado que tú deseas. Un color café oscuro o negro para crear el efecto ahumado y un tono claro.
Base de sombras.
Delineador, para pronunciar más la mirada.
Mascara oscura que potencie tus pestañas, mejor si es con efecto volumen o espesor.
Pinceles o brochas para aplicar sombras.
Opcional: rizador de pestañas.


Pasos a seguir:

1- Aplica la base de sombras por todo el párpado.

2- Enmarca con el delineador. Sella el trazo. Traza una línea a ras de las pestañas (arriba y abajo) con el lápiz, en el color que prefieras, a juego con la sombra y mejor oscuro (ideal negro). Difumina y sella con la sombra oscura del dúo utilizando un pincel.

3-
Un toque de luz. Abrir la mirada. Lo siguiente es conseguir un punto de luz, con la sombra más clara en el arco superciliar (bajo la zona más alta de la ceja) y, de forma opcional, también en el lagrimal. El efecto conseguido será sorprendente: agranda y abre el ojo.

4- Sube las pestañas. Aplica la máscara de pestañas, mejor con acción volumen, alargadora o con efecto “pestañas postizas”.

¡Atrévete y cuéntanos que tal!