Claves para mantener tu pecho joven y sano


Si quieres que tus pechos estén firmes y bonitos, y sobre todo sanos, conforme pasan los años, existen ciertos cuidados diarios que tendrás que interiorizar como rutina. Al hacerlo, conseguirás que esta delicada parte de tu cuerpo se mantenga joven durante más tiempo.

Cuidar los pechos mientras duermes, trabajas o haces deporte ha de convertirse en algo básico y fundamental para ti. Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a conservar tus senos en plena forma. ¡Síguelos al pie de la letra!
SEGUIR LEYENDO «Claves para mantener tu pecho joven y sano»

Recetas naturales para combatir la flacidez del busto


Subir y bajar de peso con rapidez, dar de mamar a tus hijos, el paso del tiempo… son muchas y diferentes las causas que hacen que nuestros senos pierdan firmeza, lo cual supone una preocupación estética para muchas mujeres. Aparte de los numerosos ejercicios que puedes llevar a cabo para combatir la flacidez de los senos, aquí te presentamos una serie de remedios naturales que te ayudarán a recuperar la firmeza de tus senos:

Infusión tonificante: Para prepararla necesitas ramitas de romero, tres hojas de hiedra, tres cucharadas de cola de caballo, tres cucharadas de café y medio kilo de hierba mate. Pon todos los ingredientes a hervir durante diez minutos y pasado este tiempo deja enfriar la infusión. Cuando esté fría, échala en una hielera y métela al congelador para que se forme hielo.
SEGUIR LEYENDO «Recetas naturales para combatir la flacidez del busto»

Recetas naturales para mantener tus senos bellos durante la lactancia


Durante el embarazo y la lactancia, debido a los cambios hormonales, se producen también cambios en los senos para prepararlos para la producción de leche. Por ello debemos concederles un cuidado especial para evitar problemas como las grietas, piel arrugada, y, de ese modo, mantener la belleza de tus senos. Para lograrlo te presentamos una serie de recetas naturales que puedes utilizar sin peligro para tu bebé que debes aplicar en los senos cada día mediante masajes suaves:

Crema nutritiva de sésamo: Necesitas 20 cucharadas de aceite de sésamo, una yema de huevo, una cucharadita de sal marina, una cucharadita de lecitina, cuatro cucharadas de vinagre de sidra y una cucharadita de miel ligera. Para preparar la crema mezcla cuatro cucharadas de aceite de sésamo, la yema de huevo y la sal marina. Remueve hasta que todo quede bien mezclado y añade cuatro cucharadas más de aceite y la lecitina y sigue removiendo. Cuando la mezcla sea homogénea añade el vinagre de sidra, la miel y el aceite restante. Remueve unos minutos más y después envásala y guárdala en el refrigerador para que se conserve para su uso.

Remedios para senos agrietados:

– Mezcla media corteza de limón y 1 yema de huevo y aplíca la mezcla como una mascarilla normal, dejándola actuar durante veinte minutos. Enjuágate la piel y deja que los senos estén al descubierto para que se sequen al natural.

– Vierte 25 g de raíces de consuelda en 1 litro de agua hirviendo. Deja reposar durante 15 minutos y filtra la cocción. Aplícatelo a temperatura tiba dos veces al día. Aclárate la piel y deja que los senos estén al descubierto para que se sequen al natural.

– Pasa unas gotas de la leche materna por los pezones varias veces al día, ya que, por su composición, desinfecta, suaviza y cicatriza las heridas.

El cuidado de los senos


Los pechos son una de las partes más bellas y más delicadas del cuerpo femenino. Para que se mantengan firmes y turgentes los aceites y algunas plantas son tus mejores aliados.

La aplicación de aceites vegetales y la alimentación son pilares fundamentales para los cuidados de los pechos para mantenerlos firmes y bonitos. Unos buenos masajes con el adecuado aceite vegetal nos ayudara a conseguir unos senos bien cuidados.

Los aceites vegetales tienen en común ciertas cualidades generales: penetran muy bien en la piel, no suelen presentar problemas de tolerancia y en especial, suavizan, dan elasticidad a la piel y son muy nutritivos. Además, los ácidos grasos esenciales que contienen favorecen la hidratación de las capas superiores de la epidermis y evitan que la piel se reseque.

Al menos tres días a la semana debes aplicarte uno de estos aceites vegetales (el que más se adapte a tu necesidades), efectuando un suave masaje de forma ascendente:

Aceite de borraja: aporta elasticidad, regenera, revitaliza y tonifica. Preserva las fibras de colágeno y funciona especialmente bien en las pieles secas.

Aceite de germen de trigo: suavizante, nutritivo, antiarrugas, protector. Especial para pieles deshidratadas y/o estropeadas.

Aceite de onagra: antiarrugas, hidratante, reestructurante, revitalizante. Asegura la regeneración de las fibras de colágeno y previene la aparición de arrugas en las pieles delicadas.

Aceite de aguacate: suavizante, fortificante, protector, hidratante. Penetra muy bien, protege la piel de las agresiones y aumenta la elasticidad. Para pieles agrietadas, deshidratadas y frágiles.

Todos estos aceites los puedes adquirir en cualquier herbolario.