Falsos mitos de las dietas que te perjudican

mitos dietas
Quien más o quien menos alguna vez en su vida ha hecho alguna dieta y ha seguido algunas pautas para perder peso que van de boca en boca y que, en realidad, no son nada saludables ni ayudan a que se baje al subirse a la báscula. Más bien son todo lo contrario: hábitos poco saludables que, más que ayudarte a estar sana, te perjudican.

Falsos mitos

Uno de los falsos mitos más comunes y quizá más habituales es pensar que por hacerse vegetariano se va a perder peso más fácilmente. Y nada más lejos de la realidad porque hay comida vegetariana que tiene muchas más grasas y que engordan más que los platos y alimentos que puedes ingerir con la dieta mediterránea u otra equilibrada.

Durante muchos años ha existido esa creencia, pero es contraproducente totalmente y lo único que se consigue es que el organismo tenga falta de determinadas vitaminas y nutrientes. La virtud está en comer de todo, pero en su justa medida.

Y es que de la dieta, a no ser que se tenga un problema de salud y el médico lo indique, no hay que quitar ningún alimento, sino saber comer y controlar la cantidad que se ingiere.

Otro de los mitos es que no desayunar también ayuda a perder peso. Craso error. Precisamente, el desayuno es la comida más importante del día porque el organismo lo necesita para empezar a funcionar.

mitos dietas
Y tampoco es bueno saltarse comidas porque tampoco se adelgaza. Precisamente, se consigue el efecto contrario porque se llega a tener más hambre porque baja el nivel de azúcar en la sangre y se termina comiendo mucho más.

Finalmente y no menos importante está también la creencia de que si te saltas la dieta, has fracasado. No es cierto. Las dietas tienen que ser “humanas” y que la persona pueda seguirlas. Muchas veces hay que escuchar al cuerpo cuando pide un determinado alimento porque puede indicar que se tiene carencia de ello.

Además, cuando algo apetece y no se puede comer, se tiende a generar más ansiedad, lo que puede hacer que comamos más, aunque sea de los alimentos permitidos, lo que tampoco beneficia. Lo mejor es comer una cantidad moderada y volver de nuevo a la dieta. Eso sí, darse un capricho no puede ser una forma habitual ni algo que se puede hacer todos los días, hay que tener un cierto autocontrol para adelgazar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *