Guerra al michelín: claves para acabar con él

michelin
Seguramente has hecho más de una dieta y tablas de ejercicios o diferentes modalidades deportivas para acabar con ese antiestético michelín que no solo se ve en el verano con el bikini, sino que impide que lleves prendas de punto o muy ajustadas con las que aún se marca más. A veces no es solo cuestión de cuidar lo que se come y la actividad física, sino de pequeños gestos en el día a día que son de gran ayuda para acabar con ese michelín y decirle adiós para siempre.

Las claves

Una de las principales pautas que hay que tener en cuenta es que cuando se hace una dieta, cualquiera de ellas, a veces se cae en la tentación o hay algún evento familiar o social que hace que no se pueda comer lo que se debe. No es cuestión de vivir aislado o de no tener vida social.

En estos casos, lo mejor es comer moderadamente lo que menos engorde de lo que hay y luego hacer una dieta detox. Pero “esta cura” no debe ser solo de un día, sino que se tienen que hacer tantas jornadas seguidas como días se haya saltado la dieta de forma continuada.

Eso sí es una solución para una ocasión puntual porque de nada sirve pasarse y luego hacer la dieta detox y entrar así en ese círculo. Hay que depurar el organismo y, posteriormente, volver a las pautas alimenticias para seguirlas a conciencia.

alimentacion
Otra de las claves es mantener bajo control el estrés y los nervios. Aunque parezca mentira por más que hagas dieta y ejercicio, sino consigues estar tranquila no acabarás nunca con el michelín porque todo el esfuerzo se ve mermado por el efecto y consecuencias del estrés en el organismo. Además, también es importante no aburrirse porque son situaciones en las que se tiende a comer más y, sobre todo, lo que no se debe.

En este sentido, siempre es mejor estar acompañada. Pero deben ser “compañías sanas”, es decir, que puedan apoyar a que consigas el objetivo que quieres y que también adopten un estilo de visa saludable porque así se es más consciente de que se puede conseguir acabar con los kilos de más y hay menos tentaciones.

Y, sobre todo, no te olvides de que lo light no es sinónimo de ligero y menos graso por lo que hay que tener mucho cuidado con lo que se come y que el pan puede tomarse por las mañanas y combinado con fruta para que aporte menos calorías. Y, por supuesto, hay que hacer las cinco comidas al día, procurando mantener estrictamente los horarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *