Konjac, lo último para mantener la línea


La raíz de Konjac es un alimento que se consume en Asia desde tiempos remotos, generalmente en forma de espaguetis que se conocen como shirataki. De hecho, es un plato muy común en los restaurantes asiáticos. Sin embargo, y gracias a sus muchas cualidades nutritivas, cada vez se consume más en Occidente.

Y es que apenas tiene calorías, su poder saciante es enorme y es rica en fibra. Con estas virtudes, puedes incluirla en tu dieta sin ningún problema. Te ayudará a mantener la báscula bajo control este verano.

Sana, ligera, depurativa


El Konjac es una raíz grande, de aspecto parecido al de la remolacha. Se cultiva desde hace miles de años en todo el continente asiático. Esta raíz se tritura y así se obtiene glucomanana, una harina compuesta casi al 100% de fibras solubles que nuestro organismo no absorbe, por lo cual apenas tiene calorías. Además, ralentiza la absorción de otros alimentos y produce una gran sensación de saciedad.

Otra ventaja de la raíz de Konjac es la gran cantidad de fibra que posee, por lo que ayuda a regular el tránsito intestinal. Es perfecta para dietas depurativas y desintoxicantes. Y, como no tiene nada de gluten, es apta para celíacos. Todo ventajas.

A la hora de prepararla, su sabor neutro y suave permite combinarla con muchos otros alimentos, aumentando sus posibilidades culinarias. La encontrarás en forma de cápsulas en herbolarios y tiendas especializadas (se venden para reducir la sensación de hambre cuando se está haciendo dieta), también la puedes consumir en forma de los espaguetis que antes mencionábamos (shirataki) o en forma de bloques de gelatina (konyaku) que tendrás que hervir antes de utilizar. Si te decides por los espaguetis, también tienes que hervirlos durante un minuto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *