Las claves para acabar con la ansiedad de comer

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter3Share on Google+0

ansiedad-comer
Los kilos cogidos durante las vacaciones cuesta que desaparezcan y el camino para conseguirlo se hace más difícil porque, sobre todo, se quiere volver a ser la de antes en tiempo récord. Una situación que no es nada conveniente porque contribuye a generar más y más ansiedad, lo que dificulta la pérdida de peso, puede hacer que se coma más y, en lugar de bajar de peso, ganar más kilos. A todo ello se suma, la vuelta al trabajo o a los estudios, el día a día… Con unos consejos, esta situación puede hacerse mucho más llevadera y conseguir el objetivo.

Horarios

Para conseguir adelgazar y tener la ansiedad bajo control, siempre es recomendable seguir unos horarios, de manera que se suela comer a las mismas horas. La clave de este sencillo gesto es que así controlas más el apetito y no se siente esa sensación de estómago vacío y esas ganas de comer desesperadamente lo que sea.

Este control se consigue, además, si se hacen cinco comidas al día a esas horas concretas y, sobre todo, se empieza a ingerir comida cuando se comienza a sentir una pequeña sensación de hambre. Nunca hay que aguantarse porque se terminará comiendo mucho más.

Picoteos

Evidentemente, lo que se come es muy importante, sobre todo, entre horas para no caer en tentaciones que solo hacen que nos llevemos un susto y un buen disgusto al ver la aguja de la báscula.

ansiedad-comer
Lo más recomendable es hacer comidas ligeras en la comida y, principalmente, la cena, mientras que para el resto del día se aconseja tomar alimentos naturales y con poco azúcar. Por ejemplo, las frutas son una buena opción, siendo mejor tomarlas con la piel porque tienen más fibra y sacian más. También se pueden tomar yogures y panes integrales.

Proteínas

Las proteínas cada vez están teniendo un papel más importante en la pérdida de peso. El motivo no es otro que el hecho de ser alimentos poco adictivos, lo que permite comer solo la cantidad justa. Una sensación que, sobre todo, se tiene con las carnes y los pescados.

Control mental

Aunque este punto figura al final de los consejos, controlar la mente realmente es lo más importante. Y es que no hay que dejarse llevar por las ganas de comer y con la falsa creencia que se genera de que con la comida se va a acabar con esa sensación de ansiedad. Es un error con el que solo se consigue comer más y más.

Para evitarlo, lo que tienes que hacer es escuchar tu cuerpo y analizar si realmente necesitas comer más o no y pensar racionalmente qué alimento debes tomar. Este análisis es más fácil de hacer, dejando pasar un tiempo antes de decidir comer, con una respiración más profunda y pausada, llevar la mente a otros pensamientos más relajantes… y, sobre todo, respondiendo a la pregunta de si realmente te beneficia o no comer lo que te está apeteciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *