Los alimentos más adictivos que debes eliminar de tu dieta para no engordar

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter4Share on Google+0

alimentos-adictivos
Seguramente, ya has acabado las vacaciones y, a la vuelta, has realizado un gesto que es muy habitual: subirse a la báscula. Lo más probable es que la aguja no marque lo mismo de antes porque en verano se tiende a engordar. Lejos de alarmarse, lo que hay que hacer es poner solución desde los primeros días para no acumular los kilos de más y que se conviertan en más kilos, generándose una espiral de la que es difícil salir. Para ello, es importante no comer con frecuencia y no abusar de una serie de alimentos que son adictivos y que no ayudan nada a bajar o a mantener el peso. ¿Cuáles son? Aquí te dejamos el listado.

Azúcar y dulces

Como siempre que el objetivo es mantener la línea o bien bajar de peso para estar más saludable, no es conveniente tomar unas grandes dosis de azúcar ni de productos que la contengan. Por estos motivos, en estos días y hasta que consigas el peso saludable, es mejor limitar la ingesta de todo este tipo de productos.

Sobre todo, hay que tener especial cuidado con los refrescos, que suelen tener un alto nivel de azúcar, siendo también recomendable no tomar los light o los que incluyan otras denominaciones que indiquen niveles bajos de azúcar. Además, varias investigaciones han determinado que crean adición, lo que conlleva que se termine tomando una cantidad importante de azúcar a lo largo del día.

Cuidado también con los helados, pasteles, galletas y bollería porque todos crean adición al sentirse mejor tanto física como psicológicamente con su ingesta, lo que contribuye a aumentar esas ganas de comerlos. Además, contienen una buena dosis de azúcar.

alimentos-adictivos
Y, por supuesto, cautela con el chocolate porque, como suele decirse, levanta el ánimo y aporta energía, lo que termina generando adición, tomando más azúcar y ganando kilos. Aunque lo comas negro con un 75% de cacao y sin azúcar, el consumo debe ser moderado, no superando la ingesta de una onza de la tableta al día.

Cafeína

Los productos ricos en cafeína como el café y el té también pueden terminar generando una cierta adición por su efecto estimulante por lo que deben ser consumidos con moderación. Además, aunque no tienen azúcar, si actúan sobre su nivel en sangre, generando picos de glucemia, que desencadenan en más ganas de comer y en la necesidad de tomar algo dulce.

Lácteos

Y, ¿qué sucede con el queso y la leche? Inicialmente, se puede pensar que no son adictivos porque no son estimulantes. Una particularidad en la que radica precisamente su posible dependencia, puesto que favorecen el sueño y la relajación frente a situaciones de estrés. Y sí claro, las situaciones estresantes engordan, pero se debe aprender a controlarlas adecuadamente sin recurrir a comer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *