Los alimentos que ayudan a combatir el estrés y no arruinar la dieta

alimentos estres
El estrés es un claro enemigo de las dietas y un gran aliado de los kilos de más. Y es que frases como los nervios me engordan, aunque parece que suelen ser mentira, sí tienen un trasfondo de realidad. Cuando se está nervioso o sometido a mucho estrés se tienden a cambiar los hábitos alimenticios sin que la persona se dé cuenta, pasando a comer más productos y alimentos que generan la sensación de aportar la energía que falta de forma inmediata, lo que se traduce en realidad en más ganas de comer y en un aumento de peso en la báscula. Para controlar estas situaciones, hay alimentos que son grandes aliados.

Los alimentos

El plátano es uno de los mejores alimentos para combatir el estrés y controlar los nervios cuando se está tratando de adelgazar o bien se están viviendo situaciones de mucho nerviosismo. Aunque en muchas dietas es una fruta que está prohibida o bien se puede comer con limitaciones por su comportamiento en el nivel de azúcar en sangre y por su contenido en hidratos de carbono, lo cierto es que tiene muchos minerales que ayudan a regular el sistema nervioso. Comido con moderación, todo son ventajas.

Las semillas o pipas de girasol son también fundamentales porque contienen vitaminas E y B. Para no comer demasiadas, porque tienen calorías, es mejor consumirlas sin pelar para ir calmando la ansiedad mientras se van pelando, y al natural y no fritas para no añadir más grasas.

alimentos estres
Las almendras son otro buen alimento contra el estrés porque vigorizan el sistema nervioso. Como en las pipas de girasol, hay que tener cuidado con la cantidad que se come. Es suficiente con ingerir entre 5 y 15 almendras al día al natural y sin piel.

Tampoco hay que obviar todo el potencial que tienen las uvas pasas sobre el sistema nervioso. Ricas en B1 y B6, son de gran utilidad para reducir el estrés, además de calmar las ganas de comer algo dulce por su sabor más dulzón. Eso sí, cuidado también con la cantidad para no llevarse sustos en la báscula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *