Mascarillas naturales de algas


Desde la antigüedad se conoce el alto poder de las algas para embellecer nuestra piel y nuestro cuerpo. Su alto contenido en sales minerales, vitaminas y aminoácidos las convierten en un producto multiusos para la belleza, que podemos utilizar tanto para tratar la celulitis como para suavizar las arrugas, mejorar la cicatrización de la piel y contribuir a que nuestro cabello y nuestras uñas estén más fuertes y sanas. Para que disfrutes de todos sus beneficios y propiedades aquí te dejamos algunas mascarillas que puedes preparar tú misma.

Mascarilla de alga espirulina: Necesitas un manojo de alga espirulina. Si está fresco, debes dejarlo secar en lugar aireado pero que no le dé el sol. Cuando esté bien deshidratado, machácalo hasta reducirlo a polvo y después añádele agua poco a poco, hasta que logres una consistencia de mascarillas, sin que esté demasiado líquida. Aplícatela sobre la piel del rostro con un suave masaje durante tres minutos.

Después, ya sin masajearla, déjala actuar durante quince minutos. Finalmente retírala con agua todo lo fría que puedas soportar. Esta mascarilla te ayudará a recuperar la elasticidad y a rejuvenecer la piel, por lo que está muy indicada para las pieles maduras.

Mascarilla de algas y arcilla: Para prepararla necesitas una mezcla de arcilla (80%) y polvo de algas (20%). Este preparado lo puedes encontrar en los herbolarios o, si tienes posibilidad, prepararlo tú misma siguiendo esta proporción. Pon el preparado en un recipiente y añade la cantidad necesaria de agua o infusión de tomillo y manzanilla para darle consistencia de mascarilla. Cuando lo tengas, aplícatelo sobre la piel del rostro excepto el contorno de ojos y la boca. Después de veinticinco minutos, retíralo con agua tibia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *