Mesolifting para rejuvenecer el rostro


Dentro de las posibilidades que nos brinda la medicina estética a la hora de rejuvenecer nuestro rostro sin tener que pasar por el quirófano, una de las técnicas más novedosas y, sin duda, más efectivas es el denominado mesolifting.

Esta técnica consiste en la utilización de técnicas de mesoterapia para lograr revitalizar, hidratar y nutrir la piel en profundidad y, de ese modo, estimular la reconstrucción de los tejidos y el rejuvenecimiento de los mismos. Por otra parte, la estimulación que produce en la producción de colágeno contribuye también a la desaparición de las arrugas del rostro, de ahí que el tratamiento tenga también efecto lifting.

Para realizar el tratamiento, primero nos aplicarán una solución purificante con la cual se logrará limpiar la piel en profundidad y lograr así una mejor absorción del producto. A continuación, nos inyectarán, vía mesoterapia, unas microinyecciones intradérmicas que contienen un compuesto formulado a base de vitaminas, minerales, ácido hialurónico y aminoácido para revitalizar nuestra piel. Para finalizar la sesión, nos aplicarán un suero antiarrugas para alisar la piel del rostro.

El tratamiento completo consta de cuatro o seis sesiones que se realizarán cada quince días o cada mes. Más o menos a los quince días de comenzar el tratamiento, notaremos un aumento en la tensión y una disminución de la flacidez de la piel del rostro. Al mismo tiempo, el cutis recuperará un tono suave y natural, gracias al aumento de la microcirculación y a la mejor oxigenación de los tejidos lograda por el tratamiento.

Para que el efecto del mesolifting sea continuo en el tiempo, será necesario realizar una sesión de mantenimiento cada tres meses, además de utilizar siempre protector solar con objeto de evitar el fotoenvececimiento facial, que causa la aparición de arrugas y manchas en el rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *