Rejuvenecer las manos


Las manos son la parte del cuerpo que más sufre, ya que las utilizamos para todas nuestras tareas cotidianas, bien sea en el trabajo o en el hogar. Esto supone que están expuestas a la acción de agentes externos, productos químicos, etc., lo que hace que, con el paso del tiempo, la piel de las mismas se vaya deteriorando.

Si a este hecho le acompaña el paso del tiempo, que provoca una pérdida de las fibras de colágeno y elastina que mantienen nuestra piel suave, tendremos como resultado unas manos envejecidas que delatarán nuestra edad y nos restarán atractivo.

Para combatir este efecto, sin embargo, podemos tomar una serie de medidas:

Tratamiento con parafina: Deja la piel de las manos suave e hidratada. Para realizar el tratamiento debes derretir la parafina al baño María de forma que, cuando te la apliques, esté caliente pero no te queme. Antes de comenzar, lávate y sécate bien las manos y aplica una crema hidratante esperando hasta que se absorba por completo. A continuación separa los dedos y sumerge la mano en la parafina. Después retírala hasta que se solidifique. Debes repetir esta operación hasta que tu mano esté bien cubierta de parafina.

A continuación cúbrete la mano con una bolsa de plástico y después con una manopla de toalla para mantener el calor. Ahora sólo queda esperar hasta que la parafina se enfríe, sin mover la mano, para que no se rompa. Al cabo de unos 15 minutos puedes retirar el plástico y desprender la parafina.

También podemos utilizar cualquiera de los tratamientos estéticos que tenemos a nuestra disposición en el mercado, como las infiltraciones de hidroxiapatita calcia y anestesia local en gel. Este tratamiento rellena la piel, con lo que las manos recuperan su volumen y además estimula la producción de colágeno, con lo que tus manos tendrán un aspecto más rejuvenecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *