Mitos alimentarios: ¿verdadero o falso?

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter2Share on Google+0

mitos-alimentarios
Cada cierto tiempo, aparecen más informaciones sobre cómo seguir una alimentación más saludable con las que muchas dietas o alimentos se convierten en auténticos mitos. Sin embargo, no todos estos datos que se difunden son realmente ciertos. De hecho, en más de una ocasión no lo son y, lejos de ser beneficiosos para la salud, pueden llegar a tener un efecto nocivo porque siempre lo mejor es seguir una dieta equilibrada. ¿Cuáles son los últimos que han aparecido? Aquí te compilamos los principales para que decidas por ti misma y cuides tu alimentación porque lo que se come influye en el estado de la piel, pelo, uñas y, en general, en tu aspecto exterior.

Gluten

La necesidad de las personas celíacas de tener productos alimentarios sin gluten ha llevado a que se cuestionase la necesidad del gluten para el organismo, llegando incluso a aparecer dietas 100% libres de gluten que prometen diferentes beneficios como adelgazar.

En realidad, salvo que haya un diagnóstico médico de que se es una persona celíaca, el gluten no debería retirarse de la dieta alimentaria porque es una proteína de muy buena calidad.

Carne roja

La carne roja y sus hábitos de consumo es otro de los falsos mitos alimentarios. Cierto es que sólo hay que tomarla dos veces por semana, pero no hay que eliminarla de la dieta porque es rica en vitamina B12 y hierro.

mitos-alimentacion

Superalimentos

Cada vez más empresas alimentarias lanzan alimentos con suplementos como las semillas, quinoa, cúrcuma, enriquecidos con vitaminas… Estos productos realmente no son necesarios si se sigue una dieta equilibrada. Además, su aporte al organismo no es tanto como se está diciendo. Y un dato importante: tomarlos no curan enfermedades como también se ha llegado a decir.

Lácteos

La leche de vaca también está en el punto de mira porque se dice que es indigesta, lo que lleva a que se sustituya por la de avena, soja, sin lactosa… Realmente, al no ser que haya una intolerancia a la lactosa o algún problema de salud diagnosticado clínicamente, no se debería eliminar de la dieta por su importante aporte de calcio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *