Objetivo: un pecho más firme

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

pecho-firme
En más de una ocasión ya hemos hablado de que el pecho es una de las zonas más delicadas del cuerpo femenino y que más se ve afectada por el paso del tiempo, entre otros factores. Hoy volvemos a abordar el tema con los cuidados básicos y que son clave para que se siga manteniendo más firme durante más tiempo.

Consejos

Para aplicar estos consejos no hay que esperar a que empiecen a aparecer los primeros síntomas de la pérdida de firmeza, sino que es conveniente comenzar cuanto antes y desde joven porque siempre la mejor arma es la prevención. De hecho, se debería iniciar a las adolescentes en el cuidado de pecho.

Uno de los consejos básicos es no aplicar nunca sobre la zona duchas de agua caliente. Siempre hay que emplear agua fría porque ayuda a tonificar el tejido y a prevenir la flacidez, que se ve favorecida por el calor.

El momento del baño es idóneo para aplicar un masaje en esta parte del cuerpo. Cogiendo la ducha, hay que hacer movimientos circulares sobre el pecho con el agua fría. De esta manera, se potencia la firmeza.

pecho-firme
Y, aunque lucir un escote bronceado es muy bonito, lo cierto es que hay que tener mucho cuidado porque el sol es un gran enemigo del pecho femenino porque la piel es más delicada. Un motivo por el que no es conveniente exponerlos directamente al sol. No hay que olvidarse de aplicar protección con un nivel alto, mejor el 50+, aunque no se vayan a tomar el sol de forma directa para que queden bien protegidos durante el día de sol en la playa o en la piscina.

Velar por una buena alimentación es fundamental igualmente en este caso. Alimentos ricos en vitamina E, como pueden ser los frutos secos o el germen de trigo, entre otros, son unos buenos aliados porque ayudan a fortalecer la musculatura y a que la piel parezca más joven.

Es muy importante reducir el nivel de consumo de azúcar y de café, así como mantener el peso porque los cambios bruscos –o el efecto yo-yo de las dietas-, propicia la aparición de la pérdida de firmeza y también de las estrías, entre otros efectos negativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *