Remedios naturales contra las varices

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

remedios varices
Las mujeres que tienen varices suelen ver acentuado su problema en verano con el calor y las altas temperaturas. Aunque los cuidados tienen que hacerse durante todo el año y, siempre la mejor arma es la prevención, lo cierto es que en estos meses de estío hay que extremar los cuidados. Además de los habituales, se pueden preparar en casa baños con productos naturales que alivian bastante el problema.

Los consejos

Las varices tienen que tratarse de una manera integral. De este modo, es importante no tener sobrepeso y vigilar mucho la alimentación para no tomar productos grasos, sobre todo que contengan grasas saturadas, ni aquellos que tengan mucha sal.

Además, es importante hacer ejercicio de forma periódica y evitar la vida sedentaria, aparte de adoptar los posibles tratamientos que haya recomendado el médico de forma específica. A todo ello, se suman las cremas y productos específicos de cosmética que se pueden utilizar para, por ejemplo, aliviar la pesadez de piernas o bien disimular su efecto estético.

remedios varices
Sin embargo, no siempre hay que utilizar mucho dinero en este tipo de productos porque también hay remedios naturales que pueden emplearse. Tan solo se necesitan cuatro productos: unas hojas de menta, otras hojas de laurel, flores de manzanilla y bicarbonato de sodio.

Con todos ellos se tiene que preparar una solución que es muy fácil de hacer. En primer lugar se tiene que llenar la bañera de agua de manera que, al sumergirse, las piernas queden bien cubiertas. A continuación, se debe poner dentro del agua las hojas de menta y de laurel, así como un puñadito de las flores de manzanilla. También es el momento de incorporar una cucharada de bicarbonato de sodio.

Todo esto tiene que mezclarse bien en el agua de la bañera. Una vez realizado el proceso, solo queda sumergir las piernas durante aproximadamente unos quince minutos. Posteriormente, hay que secarlas bien, pero sin frotar ni presionar, sino que el gesto tiene que hacerse de forma suave. El resultado, siempre que se sea constante y se sigan los cuidados, son unas piernas en las que las varices se atenúan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *