Remedios naturales para controlar el olor corporal

Share on Facebook2Tweet about this on Twitter3Share on Google+0

olor-corporal
Muchas personas tienen un olor corporal fuerte, que todavía se acentúa más con el sudor y el calor. Con las altas temperaturas pocas personas realmente pueden tener el olor corporal bajo control, pero como siempre, en estos casos, la higiene diaria y el uso de desodorantes es fundamental, aunque también se puede seguir una serie de remedios naturales.

Infusiones

Las infusiones son un buen remedio para estos casos. Además, como con el calor hay que hidratarse más, no hay excusas para no beberlas frías. Entre las que son más recomendables son todas aquellas que se elaboran con las denominadas plantas antidiaforéticas, ya que propician la reducción del sudor.

Dentro de este grupo, por ejemplo, está la encina. La infusión puede prepararse de forma sencilla. Basta con coger un litro de agua caliente, infusionar 20 gramos de hojas secas de encina y otros 20 gramos de hojas secas de abedul durante aproximadamente unos ocho minutos. Luego, solo queda colar y tomar, siendo lo recomendable beber dos vasos diarios.

La salvia es también muy beneficiosa para tener el olor corporal bajo control. En este caso, la infusión se prepara con una cucharadita por cada vaso de agua. Como en la anterior, se aconseja tomar dos vasos al día.

Dieta

Las personas que tienen ya de por sí un olor corporal fuerte o sudan mucho deben vigilar su alimentación. Y es que hay productos que, aunque son saludables, aumentan o provocan mal olor como es el caso de los ajos, cebollas, coles, quesos curados o especias de sabor intenso.

Por el contrario, hay otros alimentos que ayudan a tener un mejor olor corporal. Por ejemplo, son todos aquellos que contienen clorofila como las lechugas, acelgas, espinacas y las verduras de hojas verdes.

Los alimentos ricos en zinc son otra opción. En esta lista figuran, entre otros, los mariscos, la carne, las legumbres, las semillas de sésamo, las pipas de girasol y los frutos secos.

También es conveniente aumentar la ingesta de los alimentos con alto contenido en vitaminas de grupo B como las alcachofas, champiñones, guisantes y judías verdes, así como tomar frutas y hortalizas frescas como los cítricos y la piña porque ayudan a mantener el organismo hidratado a la vez que contribuyen a que las toxinas se eliminen por la orina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *