Rinomodelación para cambiar tu nariz sin cirugía


Son muchas las mujeres que, aunque no están contentas con la forma o el tamaño de la nariz, deciden no someterse a una rinoplastia por el temor a someterse a una cirugía y al postoperatorio que dicha operación conlleva.

Ahora, sin embargo, existe una alternativa que nos va a permitir cambiar la forma de nuestra nariz sin pasar por el quirófano, a través de la rinomodelación, un tipo de rinoplastia que se realiza mediante la inyección de implantes y sin necesidad de realizar ningún tipo de cirugía.

El procedimiento es muy sencillo, y tan sólo se utilizar una pequeña dosis de anestesia local para evitar que se noten los pinchazos cuando se inyecta el relleno. Estos se inyectan en determinados puntos de la nariz y gracias a ellos se pueden suavizar los ángulos de la nariz, rellenar huecos o cambiar la orientación de la punta de la nariz, con lo que se logra como resultando final una nariz más simétrica y, con ello, un rostro más armónico y proporcionado.

Dependiendo del producto que nos inyectemos (que dependerá sobre todo del presupuesto que tengamos) los resultados nos podrán durar entre seis meses y dos años. A partir de entonces, deberemos volver cada año a la clínica para que nos realicen pequeños retoques que nos ayuden a mantener la forma de la nariz conseguida.

El postoperatorio es sencillo, ya que se limita a tomar antibióticos para evitar que se infecten los pinchazos y a llevar una cinta adhesiva sobre la nariz hasta que el implante se haya fijado por completo.

El coste de esta operación en España puede variar entre los 200 y los 400 euros. Como en cualquier retoque estético que nos realicemos, es esencial contar con una clínica y unos profesionales que nos ofrezcan todas las garantías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *