Acaba con las cartucheras en un solo gesto

silueta
No nos vamos a engañar. Acabar con la celulitis y decir adiós a las odiosas cartucheras no es fácil. Sin embargo, sí hay pequeños gestos que toda mujer puede poner en práctica por lo menos para evitar que, ópticamente, sea menos evidente que se tienen. Como siempre, la solución viene de la mano del ejercicio. Y, aunque con él se tarda en ver mejoría en el aspecto de la piel y seguramente no se llegue a tiempo para lucir el bikini esta temporada, su efecto es más inmediato sobre el volumen, que sí notarás rápidamente al ponerte los pantalones o los shorts. ¿Qué hay que hacer? Sigue leyendo.

El ejercicio

Para que parezca que se tiene menos cartuchera y reducir el volumen en esa zona del cuerpo, tan sólo hay un ejercicio que puedes hacer perfectamente en casa. Para ello, necesitas utilizar ropa cómoda o de deporte. Además, también es preciso emplear una barra de las que se usan en fitness. Si no tienes, no hay problema porque hay solución “casera”. Puedes coger el palo, por ejemplo, de la escoba o la fregona. Eso sí, una vez apoyado en el suelo, el otro extremo tiene que llegarte más arriba de la cintura. Mejor si alcanza hasta la altura del pecho. Este factor es importante porque va a ser el punto de apoyo.

cartucheras
Una vez ya se está listo. Hay que tomar posición, colocándose si es posible delante de un espejo de cuerpo entero para controlar el movimiento. Hay que colocar el palo o la barra de forma paralela al cuerpo, de manera que quede bien apoyado en el suelo y podamos sujetar el otro extremo sin problemas con las dos manos la barra a la altura del pecho.

Tras esta posición, hay que empezar a hacer movimientos con las piernas, comenzando a trabajar con una de ellas. De este modo, una de las piernas tiene que permanecer sin moverse y con la rodilla ligeramente flexionada, mientras la otra se va moviendo lateralmente hasta el máximo que te permita el juego de cadera. Notarás que la parte externa de la pierna, toda la zona lateral, es la que trabaja y se contrae, teniendo su efecto sobre la cartuchera. Luego hay que hacer lo mismo con la otra pierna. Con el paso del tiempo, verás como esa zona se va volviendo menos predominante y que se afina la silueta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *