Peróxido de benzoilo contra el acné


Seguro que si tienes acné, ha oído hablar del peróxido de benzoilo. La mayoría de los tratamientos más habituales que se utilizan en la lucha contra este problema, suelen contener peróxido de benzoilo. Forma parte de muchos limpiadores, cremas, pomadas, geles y lociones.

Las bacterias que causan el acné son anaeróbicas, lo que significa que no pueden sobrevivir en un ambiente rico en oxígeno. El peróxido de benzoilo hace que el entorno en el que se intentan desarrollar estas bacterias sea intratable de forma que destruye el sebo que obstruyen los poros y rellena dichos poros con oxígeno. Cuanto más oxígeno penetra en la piel mayor es el número de bacterias que desaparece por lo que la piel sufrirá menos brotes del tan temido acné.

También el peróxido tiene otra propiedad que le hace más eficaz en la lucha contra los granos y es su capacidad para limpiar las células muertas de la piel, que normalmente se acumulan en la piel. Antes de utilizar el benzoilo consulta con un dermatólogo que te aconseje y te ayude. Si no vas al médico, o mejor es que utilices un producto muy suave que no supere el 2,5%.

Los productos que contienen una mayor cantidad pueden irritar la piel y provocar erupciones por lo que es mejor empezar con productos con cantidades bajas de peróxido hasta que la piel se vaya aclimatando. Para obtener mejores resultados se debe usar con la piel limpia y seca, y mantenerlo alejado de la zona del cuello y de la ropa. Tiene un suave efecto blanqueador que podría dañar la piel más sensible y los colores de la ropa. Acude primero al médico.

Tónicos faciales caseros para la piel normal


Después de exfoliar la piel y abrir los poros, debemos de cerrarlos para evitar que entre suciedad en ellos y se formen granos y espinillas. Esto lo conseguimos gracias a los tónicos, que, además, refrescan la piel, le dan firmeza y eliminan los residuos que quedan de las cremas limpiadoras que hemos utilizando anteriormente. Puedes utilizar tónicos comprados en tiendas pero, si quieres, también puedes probar estos tónicos faciales caseros:

Tónico de manzanilla: Necesitarás una taza de agua y una cucharada de flores de manzanilla. Pon el agua a hervir. Cuando rompa el hervor, retírala del fuego y añade la manzanilla. Tapa el recipiente y déjalo reposar durante unos diez minutos. Cuando haya pasado este tiempo, cuela la preparación y utiliza la infusión como tónico después de limpiar la piel

Tónico de miel: Necesitarás miel y loción de hamamelis. Mezcla en la misma propiorción la miel con la loción hasta obtener una crema. Aplícala en la cara. Notarás como tonifica y refresca tu rostro al mismo tiempo. Después aclárate el rostro. Este tónico tiene la ventaja de que puedes preparar mayor cantidad y conservarlo en un frasco de vidrio cerrado en la nevera.

Tónico de perejil: Vas a necesitar tres o cuatro ramas de perejil fresco y un vaso de agua. Hierve el agua y cuando rompa el hervor, quítala del fuego. Después añade el perejil y deja reposar la mezcla hasta que se enfríe. Finalmente, moja un paño suave en la preparación y aplícalo en la cara durante cinco minutos. Aclárate pasado este tiempo.

Tónico de cítricos: Necesitarás una cucharada de zumo de limón, una de zumo de naranja, una de pomelo y una taza de yogur. Mezcla el yogur con las tres cucharadas de zumo hasta conseguir una mezcla homogénea. Después aplícala sobre el cutis. Déjala actuar dos o tres minutos y finalmente aclárate la cara con agua tibia y fría al final.

Cómo tratar el cutis seco


Si la piel de nuestro rostro es seca, deberemos mimarla con atención, ya que la sequedad de la piel contribuye a la aparición anticipada de arrugas y a que se noten más los signos de fatiga o envejecimiento de la piel y sufra un envejecimiento prematuro, acentuado por la debilidad de este tipo de cutis ante factores externos como el sol o el viento.

Sin embargo, no todo es negativo, ya que, con ciertos cuidados, lograrás que tu piel mantenga un aspecto joven y saludable:

– Es aconsejable una dieta variada, rica en nutrientes y vitaminas, con lo que, en tu caso, las frutas y las verduras son auténticos aliados para tu piel.

Bebe mucha agua, ya que una de las causas de la sequedad del cutis es la falta de agua en las capas internas de la piel, provocando la deshidratación de la misma.

Protege tu piel frente a los factores externos, como el sol o el frío, porque es muy sensible ante ellos. No te olvides de aplicar una crema hidratante cada mañana antes de salir de casa que tenga factor de protección solar.

– Utiliza jabones alcalinos, leches limpiadoras y cremas basadas en emulsiones de aceite en agua.

– Los jabones o geles que mejor te irán son los hechos a base de aceite de coco o de avena, así como los que tienen PH neutro.

Cada noche haz una limpieza del rostro con una leche limpiadora específica para pieles secas y aplica después una crema nutritiva e hidratante. Al hacerlo por la noche, la piel abosrberá poco a poco los nutrientes de la crema.

– No te olvides de la exfoliación, que te ayudará a eliminar las células muertas y la suciedad de los poros, dando a tu piel un aspecto saludable.

Cuidados para el cutis graso


El cutis graso es aquel cuyas glándulas sebáceas producen demasiada grasa, lo cual a la larga obstruye los poros y provoca la aparición de los granos y los puntos negros. Además, esa misma grasa hace que brillen zonas de la piel en las mejillas o la nariz. Sin embargo, siguiendo unos pequeños consejos conseguirás una piel brillante y libre de granos y puntos negros:

Desmaquíllate todas las noches, incluso aunque no te hayas maquillado. Utiliza un tónico sin alcochol para eliminar la suciedad de tu rostro. Esto es esencial porque impedirá que se obstruyan los poros.

– Debes ser muy metódica con el cuidado de la piel de tu rostro y lavarte por la mañana y por la noche con un jabón con PH neutro o específico para cutis grasos.

– Utiliza cosméticos libres de aceites.

– Si tienes puntos negros o espinillas, no te los toques ni intentes eliminarlos. Con una limpieza correcta terminarán por desaparecer.

– Practica algún deporte, ya que al sudar elminas impurezas que, de otra forma, serán secretadas por las glándulas sebáceas.

Restringe todo lo que puedas el consumo de carne y productos grasos en tu dieta y aumenta el de frutas y verduras. Pero, aunque los restrinjas, no renuncies a ningún tipo de alimento.

– En la medida que puedas, evita las situaciones de estress o ansiedad, que alteran el equilibrio del cuerpo y contribuyen al aumento de grasa.

– Haz una exfoliación de la piel cada dos semanas.

Una vez a la semana aplícate una mascarilla casera. Debes aplicártela después de haber limpiado tu cutis con jabón y haberte aplicado un tónico sin alcohol. Si puedes aplicártela durante el baño, cuando tus poros estén completamente abiertos, lograrás que el producto sea mucho más eficaz.

Cuidados para la piel mixta


El cutis mixto es el que presentamos la mayoría de las mujeres. No es ni seco ni graso, sino una mezcla de los dos, también con los problemas y complejidades que conllevan ambos tipos de cutis. Normalmente en este tipo de cutis se mezclan una zona grasa, denominada Zona T, formada por la frente, la nariz y la barbilla y el resto del rostro que es seco. Esta Zona T es la más problemática, porque es donde tienden a aparecer los granitos y puntos negros y nos complica a la hora de tratar este tipo de cutis.

Aunque lo lógico sería cuidar cada parte del rostro por separado, al final terminaría siendo muy engorroso, por eso es esencial utilizar productos específicos para las pieles mixtas que aporten hidratación sin hacer que aumente la grasa de nuestro cutis.

Es muy importante hidratar las pieles mixtas porque las zonas más grasas también pueden estar deshidratadas. Busca un producto de textura fluida y ligera y sobre todo que esté libre de aceites. Para aplicarlo, comienza extendiéndolo por las mejillas, masajeando hasta que se absorba casi totalmente. Después, extiende lo que te sobre por la frente, la nariz y la barbilla para que no haya exceso de grasa.

Para hacer una mascarilla casera específica para la piel mixta, pon una cucharada de yogur en un bol. Añade una cucharadita de miel que esté a temperatura ambiente o un poco caliente para potenciar sus propiedades. Después añade doce o catorce gotas de limón y mézclalo bien todo. Aplícalo en la cara pero teniendo mucho cuidado de que no entre en contacto con los ojos y mantén la mascarilla unos veinte minutos aproximadamente. Finalmente aclárate la cara con agua templada.

Colocar fácil unas pestañas postizas


Tener unas pestañas largas es el sueño de muchas mujeres. Por si no lo sabes, existen técnicas de maquillaje y postizos que te pueden ayudar a conseguir el aspecto que deseas. Si quieres que tus pestañas parezcan más largas, puedes utilizar pestañas postizas. Aquí tienes unos consejos que te pueden ayudar:

– Para empezar, debes asegurarte de que tu cara y la región de los ojos están absolutamente limpias. Además, debes comprobar la longitud de las pestañas postizas y su anchura, ya que podrían necesitar un pequeño “ajuste” para que se adapten a la perfección a la forma de tu ojo.

– Aplica una delgada capa de tu máscara de pestañas, por la parte superior. Deja que esta e seque antes de continuar.

– Si las pestañas postizas que has comprado tienen una cinta adhesiva todo será mucho más fácil. Si por el contrario, estás no traen el adhesivo, utiliza un palillo para extender una delgada capa de pegamento por la base de las pestañas.

– Coloca las pestañas falsas adecuadamente a lo largo de las tuyas. Comienza presionando por la zona del ángulo interno del ojo hasta la esquina exterior. Presiona suavemente durante unos segundos hasta que notes como quedan ajustadas correctamente.

– Espera, al menos, un par de minutos antes de darles una capa de rimmel.

– Cuando te las vayas a quitar, limpia bien la zona con tu desmaquillador habitual. Realiza esta acción con mucho cuidado, ya que si lo haces bien, podrás guardarlas para poder utilizarlas otro día.

Evitar que te salgan arrugas en la cara


El proceso de envejecimiento de la piel es algo completamente natural, que no se puede frenar, pero sí disimular o retrasar la aparición de las primeras arrugas. Este proceso comienza en la madurez y nada puede detenerlo. Algunas personas son más sensibles a las arrugas porque se les suman las marcas características de las expresiones faciales que acompañan las actitudes o los gestos. Los efectos de la edad varían en función del tipo de piel, pues por ejemplo los rostros de piel más clara son más susceptibles. Ciertas prácticas pueden retardarlos y disminuir un poco su intensidad. Estar más guapa durante más tiempo es posible con estos consejos:

– Procura conservar húmedo el rostro con agua o alguna crema hidratante. No dejes que se reseque en exceso la piel.
– Cuando te expongas al sol emplea siempre una crema protectora para evitar el envejecimiento prematuro.
– Evita los alimentos picantes e irritantes, pues también afectan al cutis.
– Evita ingerir alcohol ya que las toxinas pueden ser expulsadas por el sudor y dañar nuestra piel.
– Deja de fumar: el cigarrillo aumenta hasta diez años la edad de la piel del fumador y aumenta las arrugas.
– Descansa y duerme por lo menos ocho horas diarias.
– Aprende a relajar los músculos faciales, pues si los mantienes en tensión constante se producen arrugas.
– En el caso de las mujeres, se aconseja el uso de un buen maquillaje de calidad que prevenga la pérdida de humedad en la piel y sea fácil de limpiar antes de ir a dormir.

Aplicar la base de maquillaje de forma correcta


Si queremos obtener un acabado perfecto de nuestra piel, disimular imperfecciones e igualar el tono de la piel, tendremos que utilizar la base de maquillaje. Pero no se trata sólo de extenderla sobra la cara y ya está, porque ante todo buscamos un resultado muy natural. Para conseguirlo, te damos algunos trucos a la hora de aplicar la base de maquillaje:

– Antes de aplicarlo, limpia la piel con un producto que no sea muy astringente y que no te deja la piel muy seca, para que el cutis tenga un aspecto relajado.

– Después, aplícate una crema hidratante muy suave, que no sea demasiado densa. Espera a que se absorba completamente antes de aplicarte la base.

– Es importante que te maquilles en un lugar donde la luz te dé de forma directa y no proyecte sombras sobre tu cara. De ese modo conseguirás un acabado perfecto.

– Si tienes ojeras, aplica antes que la base un corrector de orejas en un tono más claro que el maquillaje que has elegido. De esta forma quedarán completamente disimuladas.

– Si tienes arrugas en las comisuras de los labios, esas arrugas de expresión que van desde las aletas de la nariz a las comisuras de la boca, para disimularlas aplica un poco de base de maquilllaje en un tono más claro que el que vayas a utilizar para toda la cara.

– Si después de aplicarte el maquillaje no te gusta el color resultante, debes intentar rebajarlo, pero nunca echarte otro encima intentando cubrir el primero. Para rebajarlo, echa un poco de tónico en un algodón y, con pequeños toquecitos sobre la piel retira la base, pero sin arrastrar el algodón. Después, sécate con un pañuelo suave y aplica el nuevo tono que te quieras dar con pequeños toques también.

Cuida de tu piel antes de ir a dormir


Cuando cae la noche es un buen momento para cuidar nuestra piel, en ocasiones el sueño nos vence sin habernos ocupado de una correcta higiene del rostro y al día siguiente eso nos puede pasar factura. Si pasan muchas jornadas sin eliminar los residuos de maquillaje, el polvo y otros productos naturales como el sudor y los aceites segregados por la piel, así como las células muertas, podrían afectar nuestra piel y propiciar las temidas arrugas. No hay nada más recomendable que dedicarnos cada noche unos minutos frente al espejo.

Lo primero que debemos hacer es lavarnos el cutis con abundante agua fresca. Pero en lugar de emplear jabón que tiende a resecar la piel, es recomendable emplear una crema o loción limpiadora que se adapte a los diferentes tipos de piel. En ese sentido, existen gran variedad de las marcas como Lancome, Aveda, Clarins, Avon o Pevonia que poseen una amplia gama de productos como limpiadores para pieles secas, sensitivas o maduras, mientras que se aconsejan para pieles algo grasas son gelatinosos.


A pesar de que nos gusten por el aroma que desprenden, debemos evitar los productos que incluyan fragancias fuertes, generalmente asociadas a productos químicos que pueden erosionar la capa más fina de nuestra piel. Sin embargo, sí puedes utilizar los aromatizados con esencias naturales como pueden ser el agua de rosas, de violetas o de camomila. Cuidado también con otras sustancias limpiadoras que contengan alcohol (reseca la piel), aceite mineral (tapa los poros) y colorantes, pues a pesar de parecer muy buenos productos, pueden poseer materias primas que podrían ser perjudiciales a largo plazo.

Si de realizar una buena limpieza de la piel, nos siguen apareciendo unos antiestéticos puntos negros, no hay por qué preocuparse. Después de aplicarnos la crema limpiadora, podemos hacer un baño de vapor de un agua que provoca la relajación de los músculos faciales y la apertura de los poros, con lo que podrás aprovechar para quitar los puntos negros con cuidado para no lastimarte el cutis, sin apretar en las zonas donde tengas barros o espinillas.

Disimular las pecas


A algunas mujeres les gustan las pecas, les hace la cara graciosa e incluso les dan cierto aire juvenil. Sin embargo hay otras mujeres a quienes tener pecas no les gusta nada, bien sean visibles todo el año, o bien aparezcan en verano debido a la mayor exposición de la piel al sol. Dado que normalmente tener pecas es una cuestión hereditaria, es muy difícil eliminarlas permanentemente.

Sin, embargo, aunque no puedas hacerlas desaparecer, si puedes disimularlas un poco, y aquí te damos unos consejos para hacerlo:

– La mantequilla: No, tranquila, no te vamos a decir que debes salir a la calle con el rostro chorreando mantequilla. Pero aplicártela cada día en la piel durante quince minutos te ayudará a disimular las pecas. Eso sí, no olvides lavarte la cara con agua tibia después de aplicarte la mantequilla.

– El limón: Si no tienes mantequilla a mano, o te parece muy pringoso, puedes optar por este cítrico. Al igual que en el caso anterior, lo aplicas durante quince minutos y después te aclaras con agua templada, y las pecas pasarán más desapercibidas.

– Puedes utilizar el vinagre o el agua oxigenada, pero hazlo sólo de forma ocasional, ya que pueden ser agresivos para la piel del cutis. Aplícalos el mismo tiempo que los anteriores y después aclárate bien la cara con agua tibia.

– Si prefieres los remedios cosméticos a los caseros, puedes mezclar un poco de producto para disimular las ojeras de color claro con un poco de crema hidratante. Aplícate la mezcla sobre la cara y verás que tus pecas quedan atenuadas. Eso sí, cuida que el color del producto para las ojeras sea parecido al tono de tu piel.

– Finalmente siempre puedes optar por una base de maquillaje que cubra las pecas de tu piel, y no olvides aplicarte protector solar incluso en invierno para evitar su aparición.