Ejercicios para tener un cuerpo 10 rápidamente

abdominales-core
Seguramente, estos días estarás inmersa ya en la operación bikini y, además de seguir una alimentación más equilibrada y saludable, también estarás empezando a hacer ejercicio. Por este motivo, vamos a hablar hoy de tres ejercicios que te permiten trabajar todo el core. Es decir, muslos, zona pélvica, abdominales, lumbares y la musculatura de la columna, que es el centro del cuerpo para que todo el organismo este equilibrado, aparte de ser las áreas en las que, en general, toda mujer debe incidir para evitar la acumulación de grasas.

Cadera

La elevación de cadera con pierna es uno de los ejercicios más fáciles para trabajar el core. Se realiza tumbándose con la espalda bien apoyada en el suelo y doblando las piernas por las rodillas para elevar, luego, una pierna hasta la altura de la cadera, mientras la otra permanece doblada y con la planta del pie bien apoyada.

Desde esa posición, hay que llevar los hombros hacia atrás sin levantarlos del suelo y hacia abajo para que estén lejos de las orejas. Desde ahí, se eleva la cadera contrayendo glúteos y abdominales, de manera que se crea una línea entre hombros, cadera y rodilla.

V

Otro de los ejercicios se denomina “V” porque consiste en tener esta postura. Para ello, hay que sentarse en el suelo y llevar el peso ligeramente hacia atrás, mientras se mantiene la espalda erguida.

abdominales-core
A continuación, se busca un punto de equilibrio y se levantan los pies del suelo con las piernas bien estiradas. En el caso de no poder estirar las piernas del todo, es mejor mantener esta postura, pero con las rodillas dobladas.

Tijeras

Este ejercicio es uno de los más fáciles de hacer y seguramente lo habrá realizado en más de una ocasión e, incluso, en el gimnasio porque es un habitual de las clases de mantenimiento.

Consiste en tumbarse con la espalda y todo el cuerpo bien apoyado sobre el suelo. Desde esa posición, se eleva una pierna hacia el techo manteniendo la espalda bien apoyada y alargando la otra pierna alineada con el suelo, mientras la otra está elevada y recta. Es importante mantener el tronco estable sin arquear la zona lumbar. Luego se cambia la posición de las piernas de forma rítmica como si fuéramos unas tijeras.

Artículos relacionados:

Tres abdominales para tener un vientre plano

Abdominales: las claves para que sean efectivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *