Exfoliantes naturales de frutas


La exfoliación de la piel del cuerpo y el rostro nos permite eliminar las células muertas, haciendo que la piel quede suave, luminosa y rejuvenecida, pero además podemos aprovechar la exfoliación para nutrir y aportar vitaminas y antioxidantes a nuestra piel si utilizamos exfoliantes de frutas preparados por nosotras mismas. Aquí te presentamos para que compruebes los beneficios que pueden aportar a tu piel:

Exfoliante para pies de naranja y azúcar: Corta una naranja en gajos y sumerge los pies durante unos minutos en agua fría, aunque no helada. A continuación frota toda la planta de los pies hasta los tobillos con los gajos de naranja y después frótalos con un puñado de azúcar, haciendo hincapié en las zonas donde la piel esté más áspera.
SEGUIR LEYENDO «Exfoliantes naturales de frutas»

Exfoliar correctamente la piel


Si queremos lograr una piel suave, joven y luminosa, un paso imprescindible para lograrlo es exfoliarla regularmente. Mediante este proceso, eliminamos las células muertas, dejando que la piel se renueve y eliminando las impurezas que provocan la aparición de granitos, sobre todo en zonas como la espalda o o brazos, así como de espinillas y puntos negros.

Exfoliar la piel es muy sencillo. Si no tenemos tiempo, podemos hacerlo en la ducha, con un buen guante de crin, aunque cuidando de no irritar la piel. Pero si tenemos tiempo, podemos dedicar una sesión a nuestra piel y lograr una exfoliación completa que, además, nos va a permitir conseguir un bronceado más bonito y uniforme.

Recuerda que no debes exfoliarte la piel si tienes quemaduras producidas por el sol o erupciones o irritaciones de cualquier tipo, así como si tienes cortes o heridas. Deberás esperar a que desaparezcan para poder exfoliarte.
SEGUIR LEYENDO «Exfoliar correctamente la piel»

Precauciones al exfoliar la piel


Cuando queremos que la piel del rostro o del cuerpo luzca tersa y perfecta, muchas de nosotras recurrimos al método de la exfoliación para lograrlo. Sin embargo, no debemos olvidar que muchos tratamientos exfoliantes pueden dañar la piel si no los realizamos de forma correcta o no son los indicados para nuestro tipo de piel, dejando nuestra piel irritada y enrojecida.

Lo ideal es consultar con tu dermatólogo cuál es el mejor tratamiento exfoliante para ti según tu tipo de piel. Recuerda siempre que no debes exfoliarte la piel después de depilarte o tomar el sol, ni tampoco si tienes alguna herida, ya que puedes lastimarte más.

Si compras un peeling químico fíjate en que los gránulos no sean demasiado grandes. Muchas cremas se formulan de este modo y al utilizarlas llegan a lastimar la piel. Lo mejor es comprar cremas en las que los gránulos del exfoliante no superen el tamaño de un granito de sal gruesa. Si quieres realizarte un peeling químico en las piernas, debes tener precauciones si tienes varices o problemas de circulación, ya que los ácidos que contienen las cremas exfoliantes pueden agravar estos problemas. En estos casos lo mejor es decantarse por otro método que no sea tan agresivo.

No uses crema exfoliante en la zona de los ojos, ya que te los irritará. Es mejor aplicarla en la parte central del rostro (la zona T) que es la zona donde se acumula más cantidad de glándulas sebáceas en el rostro. Lo ideal, cuando realices un peeling en tu cuerpo, es comenzar la exfoliación por los codos y rodillas, que son la zonas que más nos cuesta mantener suaves y donde la piel es más dura.