Las claves de la dieta cetogénica

dieta-cetogenica
La dieta cetogénica es una de las más populares porque muchas famosas la siguen y también muchos centros de estética es la que ofrecen a los clientes para poder bajar de peso y, en concreto, quemar grasa. Para conseguirlo, hay que seguir una serie de pautas que, inicialmente, pueden parecer contrarias. Y es que esta dieta consiste en adelgazar tomando alimentos grasos. Sí. Has leído bien. Se basa en tomar una determinada proporción de grasas.

Los principios

La dieta cetogénica se basa en tomar pocos hidratos de carbono, de manera que el cuerpo quema la grasa para poder obtener la energía que precisa. De todos modos, los hidratos de carbono no se eliminan al completo, sino que su ingesta se reduce a tan solo 50 gramos por día. Así, la dieta diaria pasa a estar formada por un cinco por ciento de hidratos de carbono, 30 por ciento de proteínas y 65% de grasa (cuidado con las grasas saturadas).

Para hacer esta dieta, no se ha estipulado ningún período de tiempo en el que haya que realizarla para conseguir los objetivos, ya que depende de cada persona y de todo el peso que se deba perder. A modo orientativo, en general, se hace entre dos y tres semanas, no siendo conveniente sobrepasar los 12 meses de duración.

Esta dieta tiene varias ventajas adicionales, aparte de perder peso. Una de ellas es que aumenta la resistencia física porque los depósitos de grasa tienen mucha energía para durar semanas y meses.

dieta-cetogenica
También ayuda a mejorar el llamado síndrome metabólico. En concreto, se nota mejoría en los marcadores de lípidos y en los niveles de azúcar en sangre, así como en los de insulina y en el colesterol HDL y LDL.

Sus efectos beneficiosos se perciben también en que se mejora la concentración mental porque se evitan grandes cambios en el azúcar en sangre y hace que los dolores de cabeza disminuyan.

Inconvenientes

Pese a estas ventajas, también hay que tener en cuenta que tiene efectos adversos. Entre ellos cabe mencionar que, al principio, la cetosis puede producir mal aliento, náuseas, estreñimiento o problemas para conciliar el sueño. De todos modos, como cualquier dieta, siempre es importante hacerla bajo control médico. En el caso de aparecer estos síntomas, el doctor deberá valorar la conveniencia de seguir o no con estas pautas de alimentación.

Artículos relacionados:

Cuatro dietas que no debes hacer

Dieta depurativa para bajar peso y volumen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *