Los estragos del estrés en nuestra belleza


Todos hemos experimentado el estrés alguna vez ¿verdad?, pero cuando el estrés se produce con frecuencia (estrés crónico) y no se puede evitar, este puede causarnos problemas de salud y una gran reducción de nuestra belleza natural. El estrés es una respuesta natural a las amenazas emocionales o físicas. Este se puede producir por el trabajo, la familia, etc. El estrés causa un estado de alarma, que produce el aumento de cortisol.

El cortisol es una hormona que puede afectar la producción de aceite en la piel y puede crear mayores niveles de grasa visceral (grasa abdominal). El estrés también hace que el cuerpo sea más susceptible a las infecciones y que la piel pueda repararse ella misma más lentamente. Por lo tanto podemos decir que el estrés afecta a la belleza a través de la piel produciendo manchas, así como la pérdida de hidratación.

La sequedad de la piel puede convertirla en más fina y por lo tanto es más fácil que se produzca la aparición de arrugas. Es importante lavarse y cuidar la piel con un limpiador suave que sea apropiado para el tipo de piel que tengamos. Existen en el mercado una serie de productos que contienen antioxidantes y que pueden combatir los efectos del estrés mediante la protección de la piel de los radicales libres.

Una dieta saludable rica en ácidos grasos omega 3 puede ayudar a mantener la piel, el cabello y las uñas bien desde nuestro interior, hacia el exterior. Alimentos como el pescado, el aceite de oliva y los frutos secos son fuentes saludables de esta grasa saludable esencial. Como parte de una dieta saludable no debemos olvidar beber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.