Uñas con problemas


Finalmente, las que nos dan un aspecto de manos bonitas son las uñas. Si estas no están bien cuidadas o tienen algún problema, pueden hacer que nuestras manos no transmitan todo lo que esperamos de ellas.
Muchas veces, después de realizar algún tratamiento, estos problemas continúan. Tendremos en cuenta que nuestras uñas nos pueden indicar que tenemos alguna enfermedad física (anemia, hongos, entre otras).

Problemas más comunes:

– Uñas quebradizas y con estrías

Estos son los síntomas de las uñas secas. Lo que debemos hacer es hidratarlas para que consigan la hidratación que necesitan. Limaremos los bordes con nuestra lima, las introduciremos en agua caliente (ten cuidado, que no queme), e hidrataremos la zona con una crema hidratante.
Si después de realizar este proceso durante un período de tiempo, el problema continua, debemos tener en cuenta que estos síntomas pueden propios de algún eczema en la uña o soriasis.

– Uñas amarillas

El color amarillento puede ser producido por diferentes causas. Las dos más comunes son: el tabaco y el pintarte las uñas de colores oscuros y no aplicar una base protectora.
Un remedio, para que esto no suceda, es aplicarnos una vez en semana, yeso incoloro.
Las uñas amarillentas son indicadoras de problemas con el hígado.


-Uñas con nervaduras

Las nervaduras o surcos trasversales se producen por motivos tan diferentes como la utilización de productos de limpieza sin guantes o la utilización de quita-cutículas de forma poco apropiada. Intenta tener las uñas hidratadas y utilizar un buen protector para las uñas.

– Uñas mordidas

Intenta solucionar este problema, ya que, este problema puede dejarnos marcas irreparables. Colócate unas uñas postizas, para que así intentes no mordértelas e incluso puedes utilizar unos esmaltes especiales para evitar, con su sabor amargo, que te las muerdas.

Manicura francesa


Hoy vamos a explicar de una forma sencilla los diferentes pasos que hay que seguir para hacernos nosotras mismas la manicura francesa en casa sin la necesidad de asistir a un centro de estética para lucir unas uñas perfectas.

Productos necesarios:

– Lima
– Quita cutículas (líquido de color rojizo).
– Palito de madera de naranjo.
– Laca de uñas transparente.
– Laca de uñas rosada o porcelana.
– Laca de uñas blanca.

Pasos a seguir:

1- Un primer paso es limarse las uñas dejando un par o tres de milímetros a partir de la yema del dedo.

2- A continuación cogeremos el palo de naranjo y lo untaremos con el líquido de quita cutículas. Una vez húmedo, deslizaremos el palo por todo el borde de las uñas, una por una, para dar contraste a las mismas.

3- Ahora podríamos decir que viene el momento más complicado de todo el proceso. Cogeremos un esmalte de color blanco perlado y dibujaremos en las puntas de las uñas un contorno circular. En este caso, con una sola capa de pintura nos será suficiente.

*Para aquellas personas que no se vean capaces de controlar su pulso no os preocupéis, hoy en día podemos encontrar en el mercado unas cintas adhesivas que se colocan en las puntas de las uñas y permiten pintarlas de manera perfecta sin salirse del perímetro deseado.

4- Tras dejar secar durante unos minutos, pasaremos a aplicar una capa de laca de color porcelanoso o rosado por toda la superficie de la uña, incluida la parte blanca que acabábamos de pintar con anterioridad. En este caso, si que es necesario darnos dos capas de laca para conseguir una mayor fijación.

5- Por último, aplicaremos la laca transparente para dar luz y brillo a nuestra manicura francesa.

Después de realizar estos cinco sencillos pasos ya podrás lucir unas uñas perfectas y espectaculares.