Eliminar varices de las piernas


Las varices afectan más a mujeres que a hombres, son venitas antiestéticas que producen un malestar continuo con picores y pesadez de piernas. Por eso, es conveniente tratarlas de inmediato y que no degeneren en enfermedades relacionadas con un mal funcionamiento del sistema circulatorio.

En general las podemos detectar porque las venas se hacen más gruesas y desiguales. Suelen aparecer en edad avanzada, por permanecer de pie de manera prolongada, embarazo o sobrepeso. Te vamos a explicar algunas de las técnicas para solucionar el problema:

Cirugía clásica: La operación se realiza cuando las venas tienen una dilatación mínima y en invierno ya el frió favorece la hinchazón. Entre las operaciones más comunes está la safenectomía (extracción de la vena safena o fleboextracción).

Eco-Doppler: Técnica ha supuesto una revolución en el mundo del diagnóstico de las varices, ya que también es capaz de detectar otras enfermedades venosas.

La cura CHIVA o Cura Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria: Consiste en conservar las venas varicosas en vez de extirparlas de manera definitiva y así reorganizar de forma controlada el drenaje sanguíneo de los tejidos. Se realiza mediante pequeños cortes y con anestesia local. Solución ambulatoria, solo es necesario volver pra retirar los puntos de sutura.

Endoláser o radiofrecuencia: Técnica que evita la extracción de la vena interna pero, no restauran su funcionamiento, sino que destruyen la vena. Para ello se utiliza una energía térmica de una fuente de láser o de ondas de radio que liberan energía en forma de calor directamente en las venas de manera que al calentarse, se atrofian y quedan completamente selladas.

La escleroterapia: Se emplea en varices de pequeño tamaño y residuales después de una cirugía. El proceso es inyectar una sustancia en las venas a tratar que destruya el tejido.

Crioesclerosis: El procedimiento consiste en inyectar una sustancia química a muy baja temperatura, con el fin de acabar con ellas, quemándolas con el frío.

Las estrías


Pensamos que solo las mujeres embarazadas, al aumentar de peso durante la gestación, pueden sufrirlas, pero esto no es así. Ni son solo problemas de mujeres embarazadas, ni los hombres están exentos de padecerlas.

Las estrías se producen por la ruptura de las fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira, las fibras con menos elasticidad se rompen creando unas marcas en la zona de la piel donde se haya producido dicha ruptura. Al principio las estrías son de color rosáceo, luego pasan a tener un tono más rojizo y finalmente blanco (parecido a las cicatrices)

Los lugares donde aparecen frecuentemente son:

– Abdomen
– Senos
– Muslos
– Brazos
– Glúteos
– Caderas


Causas, más comunes, por las que aparecen:

– Cambios bruscos de peso
– Herencia
– Cambios hormonales
– Pubertad- Crecimiento
– Piel seca combinada con una alimentación pobre

Cómo podemos prevenirlas:

– Llevar una alimentación equilibrada. Dulces, harinas y otros carbohidratos son útiles sólo en cantidades moderadas y para algunas personas, sólo en muy pequeñas cantidades. Las proteínas de las que se sintetiza el colágeno, los vegetales que contienen vitaminas, caroténidos y otras sustancias útiles, son muy buenas para nuestra salud.
– Usar siempre un buen sostén, que evite el estiramiento de la piel de los pechos.
Evitar cambios bruscos de peso. Aumentos repentinos de peso, incluso bajadas, definitivamente te hará tener estrías
– Beber abundante agua; dos litros diarios es lo recomendable
– Hidratar la piel diariamente. Son muy recomendables cremas con vitaminas A, E o C.